Publicidad
El carpetazo judicial al cuaderno de "enchufados" abre una guerra política en Ponferrada

El carpetazo judicial al cuaderno de "enchufados" abre una guerra política en Ponferrada

EL BIERZO IR

Ramón encontró el \ Ampliar imagen Ramón encontró el \"cuaderno azul\" en su despacho de Alcaldía tras una limpieza y lo llevó a Fiscalía. | PSOE
M.I. | 28/06/2021 A A
Imprimir
El carpetazo judicial al cuaderno de "enchufados" abre una guerra política en Ponferrada
Municipal Ramón recuerda el caso Enredadera ante la solicitud de perdón del PP por haber llevado a Fiscalía el documento con anotaciones sobre posibles trabajadores pese a saber que los posibles delitos estaban prescritos
Aunque reconoce que sabía que el recorrido judicial del que se ha llamado “cuaderno azul”, con nombres de posibles trabajadores metidos a dedo en el Ayuntamiento de Ponferrada, el alcalde, Olegario Ramón, llevó el caso a Fiscalía que ahora ha dado carpetazo al asunto sin iniciar ninguna investigación al respecto, al considerar que los delitos que podrían derivarse del mismo estarían prescritos.

Tras el fin de ese recorrido, el regidor explicó que su objetivo había sido dar a conocer a los ciudadanos las prácticas de anteriores gobernantes, de los que incluso considera que, si se hubiera analizado la caligafría de determinados comentarios escritos a mano en el cuaderno, se podría conocer la identidad. Lo sugiere pese a que dice compartir la decisión de Fiscalía.

Pero ese paso ha avanzado en un segundo capítulo. El PP ha reprochado al regidor haber sembrado una nube de delito con respecto a ese cuaderno, intentando acusar a algún mandatorio no velado –presumiblemente popular-. Por eso, tras la decisión de la Fiscalía, el portavoz del PP, Marco Morala, solicitaba al regidor que pidiera perdón por sus alegaciones. “Se ha jugado con el honor y la presunción de inocencia de muchas personas. Siendo grave para quienes han ocupado puestos políticos previamente en el ayuntamiento de Ponferrada, nos parece más reprobable aún para los empleados públicos que ocupan limpiamente sus plazas”, critica Morala.

El popular acusa al regidor de crear una especie de cortina de humo con este tema y dejar de lado los que necesitan los ciudadanos. “Además de la prescripción, no se acredita infracción alguna, pero son tantos los interrogantes sobre el sorprendente hallazgo, que sus predecesores no vieron, que deja totalmente claro que el relato estaba trucado desde el principio”, explica el popular.

Frente a esa solicitud, Ramón explica que, aunque no se le ha dado recorrido judicial al cuaderno, Fiscalía sí “ha preguntado al Ayuntamiento de Ponferrada sobre catorce personas, las únicas que constan con el nombre y los dos apellidos. De estas catorce personas cuatro sí trabajaron en el Ayuntamiento. En cualquier caso, en el ‘cuaderno azul’ figuran más de sesenta personas, algunas referenciadas únicamente por el nombre, otras por el nombre y primer apellido, otras con algún tipo de apodo y otras con referencias como “hijo de…”, “yerno de…”, hermana de…”, “esposo de…” , “esposa de…”, “conocido de…”, “mi prima” , “El recomendado del Pres. de la Diputación Provincial”, “de parte de mamá”, “señora de… (mamá)…”, enumera.

Aunque en la resolución de Fiscalía se apunta que se desconoce la autoría de esos comentarios, Ramón incide que una pericial caligráfica podría haber servido, puesto que reconoce que él podría identificar al autor de esa letra.

Ramón contraataca recuperando el caso Enredadera “es tan escatológico e indigno que me molesta especialmente que el señor Morala salga a la palestra y me exija que pida perdón. ¿Cuál va a ser el siguiente paso del señor Morala: solicitar que pidan perdón los jueces y la policía por haber intervenido teléfonos en la Operación Enredadera y demostrar con ello que el concejal del PP Ricardo Miranda consultaba el pliego del contrato de transporte público con el mismo empresario que lo gestionaba alegalmente desde 2012 para que se le volviera a adjudicar; o que la alcaldesa se reunía con ese empresario en lugares donde no los veía nadie…”

Pero además apunta que tiene la convicción de que, si Morala fuera alcalde “sería más de lo mismo, ya que solicitándome que pida perdón lo que hace es amparar esas prácticas deleznables”.

Frente a la acusación de Ramón, Morala insiste en pedir que el regidor solicite disculpas “a los más perjudicados por su cuento: quienes en algún momento han servido como empleados públicos en el Ayuntamiento de Ponferrada, muchos de los que pueden estar ahora, sobre los que extendió la sombra de la sospecha sobre su acceso al empleo público, y lo sabe perfectamente”.

“Entre una disculpa de dignidad, que hubiera cerrado el asunto, y escurrir el bulto con nuevas cortinas de humo, ha escogido mantenerse en el relato, sin pruebas, como se acredita en sede judicial, y en la indignidad de no reconocer a los empleados públicos el error de haber considerado que muchos serían una pandilla de enchufados. La mejor manera de generar un buen ambiente de trabajo en el ayuntamiento”, critica Morala.

Volver arriba
Newsletter