Publicidad
El campus ponferradino luce marchamo real

El campus ponferradino luce marchamo real

EL BIERZO IR

Mar Iglesias | 31/05/2022 A A
Imprimir
El campus ponferradino luce marchamo real
Sociedad El rey Felipe VI quiso participar en los actos de cierre de la celebración del 25 aniversario de esas dependencias que quieren convertirse en un "campus de futuro"
El colofón del 25 aniversario del campus de Ponferrada no ha podido ser más lucido para la ciudad, al contar con la visita del rey Felipe VI, que puso el marchamo real a la celebración. Un monarca que llegó en helicóptero a una ciudad preparada para su visita, con un despliegue de seguridad notable y con las banderas bicolores ondeando en las calles por parte de los particulares que no querían perderse una cita histórica.

Felipe VI  llegaba puntual a la cita trazada al dedillo y sin discurso, eso sí. El rey quiso escuchar pero no hablar en una visita en la que se paró a conocer de primera mano los proyectos que salen del campus. El rey estuvo con los alumnos de ingeniería Forestal, de la mano de la vicerrectora de esa Escuela, Flor Álvarez,  que le presentaron uno de los proyectos más interesantes que se están realizando desde el campus. Son trabajos de transferencia de conocimientos desde la Universidad con las empresas, destacó Álvarez. Precisamente con la firma "Bosques y ríos", se está realizando un trabajo que interesó al monarca de impulsar la cadena de valor del chopo, muy importante en la comarca. En concreto le hablaron de la APP chopo 4 D. A través de unas medidas sencillas con el móvil se puede saber la cantidad de madera y de CO2 que genera la chopera y Chopo Alert que permite saber si hay daños en la chopera usando imágenes de satélites gratuitas. En ambas herramientas se usa internet de las cosas, escáneres laser, con los que se consiguen gemelos digitales que son réplicas de las choperas que permiten estos usos. 

Por su parte, los alumnos de Fisioterapia, con su profesora, Raquel Leirós a la cabeza, mostraron al monarca el uso de un winner flow, un aparato de respiraración que se emplea en  el ejercicio terapéutico, del que mostraron una práctica basada en el pilates indicado al embarazo y postparto.

"Una fábrica de conocimientos"

La tercera parada pública del monarca fue para asistir a un minicoloquio  sobre las posibilidades del campus. De la mano de dos egresados, Jesús Martín, empresario desde hace diez años del sector forestal, de Begoña Bello, también empresaria de la agroalimentación y egresada del campus de León y Rubén García, matrona e ingeniero, representante de los profesores y de una estudiante de último curso de Fisioterapia, Andrea Marcos, se intentó dar una visión de los estudios que se pueden realizar en Ponferrada. Para Martín este campus "es una fábrica de conocimientos", dijo, que son exportables.

"El campus tiene mucho recorrido especializándose más. Está muy integrado en la comarca y es inmensa la actividad que genera", dijo. También Bello considera que contribuye a definir la trayectoria profesional de muchos alumnos que, como Andrea, han escogido esta universidad en la que "te sientes como en casa", remarcó.

Todo para definir un campus sostenible, verde, saludable e inclusivo, calificativos que quisieron subrayar desde el centro. Incluso el rector, Juan Francisco García Marín apostó por esos adjetivos. En su discurso, el único oficial que se produjo en la visita real, recordó los inicios del campus, hace 25 años, con la ayuda de los fondos Miner y la implicación de la ciudadanía "fueron muy bien empleados", apostilló. En ese momento fueron las ingenierías relacionadas con el entorno natural y las ramas sanitarias las que comenzaron a andar y las que han seguido, cada vez con más salud. En los últimos años, asegura que se ha hecho una apuesta por incrementar titulaciones y número de alumnos y docentes.

Reconoce que el reto demográfico es una traba, pero que se ha luchado contra el con becas y ayudas, las mismas ayudas que considera que son necesarias para seguir haciendo de este "un campus de futuro", como recordó que se dijo en su inauguración, de la mano pública y privada.

El rey escuchó sus palabras antes de firmar en el libro de honor, hacerse la foto de familia histórica, y compartir con los estudiantes un ágape berciano que ellos mismos habían ideado y en el que no faltaron manjares como la empanada o la cecina, todo regado con vinos del Bierzo. 
Volver arriba
Newsletter