Publicidad
El campus del Bierzo impulsa un proyecto para formar especialistas en Geoinformática en Jordania

El campus del Bierzo impulsa un proyecto para formar especialistas en Geoinformática en Jordania

EL BIERZO IR

Uno de los encuentros del proyecto, en el campus del Bierzo. Ampliar imagen Uno de los encuentros del proyecto, en el campus del Bierzo.
D.M. | 13/10/2020 A A
Imprimir
El campus del Bierzo impulsa un proyecto para formar especialistas en Geoinformática en Jordania
Universidad La iniciativa europea permite a profesores de la ULE ayudar a docentes jordanos a crear tres másteres con los que ayudar a solventar cuestiones como la falta de fuentes de energía o la gestión del agua
Profesores e investigadores del campus de Ponferrada han colaborado activamente a la puesta en marcha de tres másteres especializados en Geodesia y Geoinformática en tres universidades de Jordania: Yarmouk , Al-Balqa  y Hashemite.

Se trata de un proyecto llamado GEO4D, de modernización de la formación en geoinformática y geodesia para el desarrollo sostenible en Jordania, que ha sido financiada por la Comisión Europea con 800.000 euros dentro del programa ‘ERASMUS+', par ala capacitación en las enseñanzas superiores y donde la Universidad de León es uno de los socios europeos, junto a la Universidad Politécnica de Milán (Polimi)  y el Royal Institute of Technology  de Suecia. 

Este martes han celebrado la jornada de presentación de resultados en modalidad 'on line' después de tres años de trabajo en cuyo diseño se ha aplicado la e experiencia del máster en Geoinformática del campus del Bierzo con muy buena valoración.

Ocho profesores de las titulaciones del Máster de Geoinformática, y de los Grados de Ingeniería Forestal y del Medio Natural y de Ingeniería en Geomática y Topografía del Campus de Ponferrada y entre ellos, el vicerrector de Internacionalización de la ULE, Roberto Baelo hablando o Pedro Aguado, Director de la Escuela de Ingeniería Agraria y Forestal del Campus de Ponferrada,  han sido artífices de poner en marcha toda una serie de herramientas, estructuras y formación a profesores jordanos para crear unos másteres las tres universidades con las que formas profesionales capaz de resolver problemas clave en el país como es el caso de la falta de energías, el aprovechamiento del agua o la erosión.

Según explica Flor Taboada, subdirectora de la Escuela de Ingeniería Agraria y Forestal del Campus de Ponferrada y coordinadora local del proyecto, el objetivo pasaba por enseñarles a "utilizar las imágenes de satélite, la información geográfica, el Big Data, las infraestructuras de datos para resolver algunos de los problemas más importantes de Jordania como la falta de fuentes de energía que no tiene petróleo ni gas natural, la falta de agua, que está a una profundidad media de 600 metros y el recurso es un recurso muy escaso y hay que gestionarlo muy bien o muchos problemas de tráfico en zonas urbanas y de miles de refugiados que llegan cada año porque es una de las pocas zonas que no están en guerra".  Por esa razón, "hace falta gente que sea capaz de hacer una buena planificación, bases de datos, buenos mapas, medir bien. Y esos másteres van a contribuir a paliar esa faltas de información".

Además, se precisaban unos másteres adaptados a las condiciones del mercado laboral actual internacional "porque muchas delas personas que se formen allí se irán a trabajar a la zona del Golfo" y para ello, los profesores deben formados en esos campos técnicos y  desarrollar materiales y equipos actualizados" además de adaptar "a forma de enseñar y de aprender" con otras capacidades como la comunicación, liderazgo, trabajo en equipo a través de talleres  y seminarios.

La satisfacción del profesorado  es importante, ya que los nuevos métodos de e-learning y aprendizaje activo e híbrido que se planteaba para esos nuevos másteres a modo de prueba piloto ha tenido que desarrollarse de forma obligada a causa de la pandemia y los confinamientos.  "Es el resultado más importante es que todas esas metodologías nuevas porque esas metodologías nuevas se adaptan muy bien a las restricciones de la covid-19. Son métodos idóneos para la falta de contacto permanente con los alumnos y también les permite trabajar de forma autónoma", argumenta Flor Álvarez, que además, considera un éxito que esos profesores formados con el impulso del campus del Bierzo hayan podido enseñar y extender estas prácticas y métodos a muchos más compañeros de sus universidades.  !Más de 25 profesores y 300 alumnos han participado de forma directa en el proyecto, pero ahora muchísimos más se benefician de lo aprendido". 

El proyecto permitirá también un programa de movilidad entre profesores y alumnos de las universidades participantes, para seguir avanzando. 
Volver arriba
Newsletter