Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
El camino a seguir

El camino a seguir

OPINIóN IR

25/03/2020 A A
Imprimir
El camino a seguir
Decía ayer la consejera de Sanidad que en estos días de confinamiento la «heroicidad» es quedarse en casa y cumplir por tanto con esa responsabilidad social que nos han encomendado con tanta vehemencia desde todas las administraciones, de todos los colores posibles y con diferentes palabras para que todos lo entendamos. Es tan sencillo como quedarse todo el día en casa, ni más ni menos, y solo salir en los supuestos que nos ha repetido el Gobierno hasta la saciedad. No creo que sea tanto esfuerzo y ni por supuesto una heroicidad, por más que algunos llevemos 15 días sin pisar un bar y me da que nos quedan unos cuantos más... Quizá si nos obligaran a salir todos los días también habría quien se quedaría en casa a modo de resistencia a la autoridad, pero el caso es que las expediciones hacia la tienda de al lado de casa o al supermercado que está en la otra calle se empiezan a convertir en una especie de aventura en la que uno se imagina interrogado por un policía por el motivo por el que ha salido. Y aunque sea por miedo a la multa, por el qué dirán (o el qué insultarán, que también pasa) o por conciencia social, nos deberíamos limitar a ir a la tienda a por lo necesario para unos cuantos días y volver a casa como si estuviera lloviendo con 20 grados bajo cero. No creo que sea tan indispensable dar una vuelta por el barrio para estirar las piernas o que nos dé el aire, que para eso están las ventanas, los balcones, los pasillos e incluso la mesa de la cocina, que puede ser una referencia para hacer hasta un maratón. El camino a seguir está claro: salir de casa con una lista de la compra bien pensada (no será por tiempo), con la tienda o las tiendas bien planificadas y el trayecto lo más corto posible. Y a la vuelta, lavarse las manos a rabiar y echar toda la ropa a lavar. Ni es difícil ni hay que cansarse de repetirlo. Se entiende bien, ¿no?
Volver arriba
Newsletter