Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
El arte de traducir una novela-canción

El arte de traducir una novela-canción

CULTURAS IR

La traductora leonesa Álida Ares, ganadora del premio Estado Crítico. Ampliar imagen La traductora leonesa Álida Ares, ganadora del premio Estado Crítico.
L.N.C. | 27/03/2020 A A
Imprimir
El arte de traducir una novela-canción
Literatura La leonesa Álida Ares logra el premio que concede Estado crítico por su traducción del libro del autor italiano Paolo Rumiz ‘El membrillo de Estambul’
La docente y traductora berciana Álida Ares (Villadepalos) ha sido distinguida con el premio anual que concede el blog de critica literaria Estado crítico, en el que colaboran conocidos escritores y críticos, periodistas y traductores. Este premio, instaurado en 2009, lo concede el jurado después de una selección de libros y la votación de todos sus miembros. En el caso de Ares este reconocimiento le ha llegado por su trabajo de traducción del libro de escritor italiano Paolo Rumiz, ‘El membrillo de Estambul’ (Sexto Piso, 2019), «una obra bellísima e inclasificable, que aúna la épica de las grandes historias y el ritmo de la balada, una novela-canción singular y fascinante como los relatos que se cuentan alrededor del fuego y viajan luego de boca en boca, cruzando épocas y fronteras», señalan desde la editorial.

Sobre el trabajo de traducción de este libro, la leonesa destaca que «el objetivo que he perseguido ha sido el de lograr trasladar a la versión española toda la riqueza poética y connotativa de la lengua literaria que se halla en el texto original. Para ello he tenido en cuenta las normas métricas y los esquemas acentuales del endecasílabo, así como los aspectos lingüísticos, la propiedad del léxico y los aspectos socioculturales tratando que la traducción pudiera suscitar en el lector español el mismo interés y las emociones que suscita el texto original».

‘El membrillo de Estambul’ (en italiano ‘La cotogna di Istanbul’, Feltrinelli, 2010), es una novela-canción envolvente, como una historia narrada junto al fuego, inspirada en ‘Žute dunje’ (Membrillos amarillos), una balada bosníaca que se ha ido transmitiendo con variantes a través de los Balcanes. La balada nos cuenta de dos jóvenes que viven un amor adverso. Ella, enferma, le pide a su amado que vaya a buscarle membrillos de Estambul, el único remedio que podría curarla de su enfermedad; pero el joven quiere hacer fortuna y retrasa su vuelta, y el día que regresa por fin con los membrillos ella acababa de morir. Lo que narra la letra de esa canción es lo que les sucederá también a los protagonistas del moderno relato, el ingeniero austríaco Max Altenberg, que escucha en una taberna de Sarajevo la balada cantada por una musulmana, Maša, cuya hermosura lo deja subyugado. La historia inicia en 1997, dos años después de la guerra de Bosnia. Es la Sarajevo en la que se concentran aún en máximo grado Oriente y Occidente y conviven la antigua tolerancia con el nuevo fanatismo. El libro está escrito en verso endecasílabo de la balada, que según el autor es el más adecuado para la narración oral, ya que imita la andadura, el paso largo del caminante por la llanura.

Paolo Rumiz (Trieste, 1947) es uno de los más prestigiosos periodistas y escritores italianos en la actualidad. Como periodista ha destacado por sus crónicas como enviado especial para los Balcanes y el área danubiana de Il Piccolo de Trieste y La Reppublica. Durante la guerra de la ex Yugoslavia siguió el conflicto sea en Croacia que en Bosnia-Hercegovina. También en 2001 fue como enviado especial a Islamabad y posteriormente a Kabul para documentar el ataque estadounidense a Afganistán.

Como escritor Paolo Rumiz se define «un narrabundo», un narrador-vagabundo, porque sus relatos poseen una cadencia rítmica, acompasada, que nos hace sentir su andadura, el esfuerzo, la respiración.
Volver arriba
Newsletter