Publicidad
El arroyo Franisquera

El arroyo Franisquera

LNC CULTURAS IR

Mirando el valle de las peñas pequeñas. | VICENTE GARCÍA Ampliar imagen Mirando el valle de las peñas pequeñas. | VICENTE GARCÍA
Vicente García | 10/06/2022 A A
Imprimir
El arroyo Franisquera
La ruta de la semana Un paseo sencillo para preparar rutas más complejas en un entorno espectacular
En la vega que sube desde Riaño por el brazo del pantano que se dirige hacia el Pontón, pasando Vegacerneja hay dos valles que se internan en las montañas y en cada uno de ellos se encuentra una localidad: el valle del arroyo Franisquera que baja desde el Pico Cebolleda y donde se encuentra Cuénabres, mientras que el valle del río Orza, que baja desde el Calar de las Corcadas, se encuentra Casasuertes. El inicio de la ruta se encuentra en la primera localidad.

Cuénabres pertenece al ayuntamiento de Burón, donde se pueden realizar excelentes rutas a diferentes enclaves de la montaña oriental leonesa, como la del pico Yordas, aquí llamado Burín, los valles de Mirva y Rabanal, la ruta de los contrabandistas, el Calar de las Corcadas de Ceranzo, la ascensión a cumbres como el Pandián, el Parme, Cebolleda y Gildar y esta ruta que se presenta es el punto de inicio para la ascensión a estas dos cumbres.

La página web del ayuntamiento de Burón recoge todas las posibilidades que tiene el municipio para las rutas, bien sean sencillas, bien más complicadas y en los inviernos donde la nieve se asienta en los valles, los recorridos se complican debido al blanco manto que todo lo cubre y dificulta siempre la marcha. Sin embargo los paisajes en ese tiempo suelen ser muy hermosos cubiertos con la nieve.

En Lario existe la casa del parque que también ofrece recorridos por el entorno y rutas muy interesantes, como la del Monte Ranedo. Es interesante visitar la casa del Parque a la hora de preparar o iniciar cualquier ruta en la zona.

La que ahora se propone es una ruta sencilla para iniciarse en el conocimiento de los valles que se visitan y a partir de ella se pueden realizar recorridos muy diversos e interesantes, como las peñas Pequeñas que se divisan al inicio del recorrido, olas altas cumbres del Cebollada y Gildar. Una ruta sencilla que puede servir para familias con niños que no deseen complicaciones en el desarrollo de su descanso.

El acceso es sencillo y cómodo, el camino amplio y sin pérdida y puede ser interesante para pasar un día agradable en contacto con la Naturaleza.

La ruta

La ruta da comienzo en la localidad de Cuénabres, debajo del cementerio donde hay una fuente de agua muy fresca y buen lugar para aparcar vehículos. El recorrido pasa junto a la iglesia y continúa a lo largo de todo el pueblo en dirección Norte hasta salir al camino, pasando poco después una portilla y siguiendo un pequeño tramo para llegar a un desvío en el que a la izquierda se camina hacia un valle hermoso bajo las peñas pequeñas, un conjunto de muros de roca sobre la vega y con el bosque, con unas altitudes que superan algo los mil setecientos metros, pero roquedos singulares hacia los que no se va a caminar, sino que se sigue por el camino del valle, en continua ascensión y rodeados de árboles.

Poco después el camino cruza una segunda portilla, que en esta ocasión suele estar abierta, para, a continuación vadear el arroyo del Roble que baja de los puertos de Frañana, en el límite con Valdeón. El camino va siempre con la vista puesta a las cumbres del Cebolleda y Gildar, que superan los dos mil metros de altitud. Después de otro tramo se llega a un punto donde se ve abajo el arroyo entre praderas y el camino abandona el cauce del arroyo principal para continuar paralelos al de la Valleja, con una fuerte pendiente y al cabo de unos metros no se toma un camino que sale a la izquierda por el arroyo citado, que a continuación se vadea para volver al arroyo Franisquera, por donde se sigue durante otro rato subiendo para alcanzar los prados que se vieron antes, desde donde se pueden contemplar las altas montañas que cierran el valle y seguir hasta que el camino lo deja, cruzando el arroyo en una serie de zetas para ascender a la collada que existe bajo las cumbres.

Como se está haciendo una ruta sencilla, se abandona el camino y se realiza una parada dejando la subida para rutas más complejas en las que se coronen las altas cumbres de más de dos mil metros que se encuentran en la parte superior del arroyo.

En este punto se da la vuelta y se inicia el regreso para volver por el mismo camino a Cuénabres donde, sin mayor problema, finaliza la ruta.
Volver arriba
Newsletter