Publicidad
El Ademar iguala su peor puesto desde el estreno en Asobal

El Ademar iguala su peor puesto desde el estreno en Asobal

DEPORTES IR

Malasinskas da un pase durante el choque frente al Barcelona. | SAÚL ARÉN Ampliar imagen Malasinskas da un pase durante el choque frente al Barcelona. | SAÚL ARÉN
Jesús Coca Aguilera | 30/05/2022 A A
Imprimir
El Ademar iguala su peor puesto desde el estreno en Asobal
Balonmano / Liga Asobal El equipo leonés repite el 7º lugar del año pasado y de la campaña del concurso de acreedores, los peores desde el descenso librado en los despachos de 1995
Con el sorprendente descenso de un Nava que acompañará al Antequera rumbo a Plata, el Sinfín librándose de la quema al menos temporalmente pues se medirá a Alicante en la promoción, y el Cuenca cogiendo el último billete a Europa que había libre.

Así se cerró la temporada, que acaba con el Ademar por segundo año consecutivo en séptima posición, lo cual supone igualar su peor puesto desde la temporada de su estreno en la liga Asobal, la de 1994/95, en la que los leoneses acabaron décimosegundos y descendieron en la pista, si bien luego lograron librar la categoría en los despachos.

A partir de entonces, en los últimos 27 años, nunca ha bajado de ese séptimo puesto que había firmado en otra ocasión además de las grises temporada pasada y la actual.

Cuenca consiguió la última plaza europea, Nava se cayó al descenso directo y Sinfín jugará la promoción Fue en el segundo año del concurso de acreedores, en la campaña 2014/15, con el menor presupuesto de las últimas décadas debido a esa delicada situación económica.

Después llegaron los cuatro años con Rafa Guijosa al frente del equipo, en la que el equipo firmó dos subcampeonatos, una tercera posición y la peor campaña, la del cierre en la que Dorado acabó cogiendo los mandos en los últimos partidos, fue cuarto. En la primera de Manolo Cadenas, en la que cogió un equipo ya hecho y no se acabó la temporada al desatarse la pandemia, el Ademar fue segundo.

Una presencia entre los mejores que había sido habitual para el conjunto ademarista, pero de la que se ha apartado en liga las dos últimas temporadas, con dos equipos radicalmente distintos pero que han tenido el mismo mal resultado final. Ahora tocará trabajar en los despachos, superando las limitaciones que implica el que haya tantos jugadores con contrato con los que habría que negociar la rescisión, para intentar revertir esa situación el año que viene.
Volver arriba
Newsletter