Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
¿Echamos a pies?

¿Echamos a pies?

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 26/09/2019 A A
Imprimir
¿Echamos a pies?
Te propongo un juego o algo más. Si vas por la calle, si estás en un parque o similares y ves a un niño pequeño con su abuelo por la oreja, síguelos, escucha su conversación, verás cómo hay pocas cosas más entretenidas.

Les separa casi un siglo y se entienden perfectamente, hablan el mismo idioma, hacen concesiones en sus pretensiones, llegan a un acuerdo... cuánta falta harían todas estas circunstancias en otros campos donde gentes mucho más sensatas, se supone, y preparadas, es un decir, son incapaces de nada de lo apuntado pese a ser de la misma generación, estar en el mismo barco y tener la obligación de remar en la misma dirección.

Yniño y el abuelo sólo echan a pies para iniciar el juego, todo lo demás llega por añadidura, fruto de su sintonía.

Os cuento un ejemplo, a unos de los que seguí. Van hablando de comprar algo para merendar y pasan por delante de un escaparate en el que hay balones al módico precio de 4,95 euros.

– Mira abuelo, un balón por menos de cinco euros.

– Vamos a comprar la merienda.

– Primero el balón.

– Primero la merienda.

– Abuelo, es que no hago vida de tí.

Lanzó el anciano una gran carcajada, abrió la puerta de la tienda y entraron.

Y os aseguro que el niño no se quedó sin merendar.
Volver arriba
Newsletter