Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle

Drones contra el fuego

BLOGGINGIR

08/05/2015 A A
Imprimir
Drones contra el fuego
Los drones tienen mala fama. Fueron concebidos para operaciones militares, para la guerra. Su finalidad era realizar las tareas ‘dull, dirty and dangerous’, es decir, aburridas, sucias y peligrosas. A menudo pensamos en ellos como armas de guerra, pero lo cierto es que pueden ser de gran utilidad en un gran número de actividades del ámbito civil.

La palabra ‘drone’ es de origen inglés y significa literalmente ‘zángano’. Los drones son realmente aeronaves que vuelan sin tripulación y, más que zánganos, son útiles ‘obreras’. Una de las aplicaciones más interesantes de estas aeronaves es instalarlas cámaras o sensores que sean capaces de ver lo que nuestro ojo no ve. Cámaras sensibles a longitudes de onda como el infrarrojo cercano que es precisamente donde la vegetación expresa cuál es su ‘estado de salud’, si necesita agua, si está bien nutrida o, si sufrió un incendio, cuál ha sido el daño que la produjo. Dicho de otro modo, con la información proporcionada por el dron se puede evaluar certeramente el estado de la vegetación después de un incendio y plasmarla en detallados mapas que pueden ayudar a la evaluación y restauración de la vegetación afectada por el fuego.

La Universidad de León lidera el Proyecto Gesfire en el que participo como investigador. El proyecto pretende investigar la utilidad de los drones en el estudio de los incendios forestales con el fin de reducir su impacto. Con las imágenes obtenidas por los drones y con datos tomados en el campo, se evalúa y predice la recuperación vegetal en ecosistemas forestales afectados por grandes incendios, como son los pinares. En este proyecto participan también el Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo (Ceam) y la Universidad de Santiago.

Gesfire es un proyecto innovador en el campo de los incendios forestales, ya que evaluará la idoneidad del empleo de drones como herramienta de apoyo en la toma de decisiones de la gestión post-fuego. También se pretende generar conocimientos científicos sobre los efectos de la recurrencia y severidad de los incendios en la capacidad de recuperación de ecosistemas forestales propensos al fuego en la Cuenca Mediterránea, como son los pinares. En definitiva, el objetivo final de Gesfire consiste en establecer las bases científicas para definir herramientas eficaces de gestión integral post-incendio, para facilitar la recuperación de los servicios ecosistémicos proporcionados por estos pinares. Cuando veas un dron que está sobrevolando un bosque, no tengas miedo, piensa que posiblemente esté estudiando como luchar contra los efectos del fuego.
Volver arriba