Publicidad
Dos polluelos de quebrantahuesos para la familia de Picos

Dos polluelos de quebrantahuesos para la familia de Picos

CULTURAS IR

Los técnicos de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos han «pilotado» este proyecto. | FCQ Ampliar imagen Los técnicos de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos han «pilotado» este proyecto. | FCQ
Fulgencio Fernández | 10/06/2020 A A
Imprimir
Dos polluelos de quebrantahuesos para la familia de Picos
Naturaleza Del Parque Nacional de Ordesa al de Picos de Europa es el viaje que en unos días hará dos crías de quebrantahuesos que se suman al programa de repoblación de Picos, de la mano de los técnicos de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ)
Hace tan solo unas semanas que se producía una feliz noticia en el Parque Nacional de Picos de Europa: «el nacimiento de un polluelo de quebrantahuesos», una noticia importante si tenemos en cuenta que era el primero que nacía en este espacio natural desde la extinción de la especie, que se declaró en el lejano año 1956.

Este nacimiento era el fruto de un proyecto de reintroducción del quebrantahuesos en Picos de Europa, auspiciado por la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ)y también un paso más en un largo trabajo, de años, pues se informaba entonces que «los padres del recién nacido son dos ejemplares adultos, su madre es Deva –una hembra de 10 años, de origen pirenaico, y reintroducida como pollo en el parque en 2010 en el proyecto de recuperación del quebrantahuesos– y Casanova –un macho de al menos 13 años que también llegó desde los Pirineos y se estableció en Picos de Europa en 2013–, que forman pareja desde 2014». Es decir, el fruto de un largo trabajo.

Y ahora se anuncia un nuevo paso en este programa, así lo anunció este pasado fin de semana el Departamento de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, comunidad de la que proceden las crías. Explicaron que el trabajo ha sido realizado por el  personal técnico de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ) «en las instalaciones de crianza campestre del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido». También daba cuenta de que había sido realizado el chequeo sanitario de los dos pollos de quebrantahuesos que serán liberados en el Parque Nacional de Picos de Europa en breve tiempo.

Esta revisión veterinaria realizada tiene una doble finalidad, de un lado conocer el estado de salud y desarrollo de estos dos jóvenes ejemplares antes de su liberación en el medio natural, y aprovechar a su vez este momento para colocarles a los polluelos los elementos de seguimiento cuando ya vivan en Picos de Europa. Les han colocado «las anillas, las bandas patagiales de identificación y la mochila con el emisor GPS».

Recuerdan, como ya se ha apuntado, que en este Programa de Reintroducción del Quebrantahuesos en los Picos de Europa «Aragón participa desde el año 2010 fundamentalmente con liberaciones de ejemplares, una acción que pretende lograr el asentamiento estable de una población en este área, lo que supondría generar un nuevo núcleo dentro de un escenario meta-poblacional que favorecería el flujo e intercambio de ejemplares con la población pirenaica a través del corredor íbero-cantábrico», explicaron las autoridades de Aragón y técnicos de la FCQ.

En el Naranjo de Bulnes

La vinculación del quebrantahuesos con Picos de Europa, con  el paréntesis de 1956 a 2010, es larga y cargada de historias. Así un artículo de El País de 18 de enero de 1974 recogía una historia que contaba Miguel Ángel García Dory, ingeniero agrónomo, y uno de los fundadores de la Asociación Asturiana de Amigos de la Naturaleza (ANA),   un histórico del movimiento ecologista español. Escribía García Dory: «Cuando subió a la cima del Naranjo de Bulnes el reconocido alpinista Víctor Martínez en el año 1916, halló un mar de huesos en el canchal superior del Picu, lo  que constituyó un rompedero del quebrantahuesos, antes de que el quebrantahuesos fuese exterminado, probablemente por el veneno, de los Picos de Europa». Este animal compartía el cielo de los Picos de Europa con otras aves como el águila, alimoche,  buitres y otras especies de aves de menor tamaño.

En los años 50 llegó el final de la especie en Picos, se cree que por los venenos, y en la actualidad, recuerdan desde la FCQ, que «está catalogado como ‘vulnerable’ en la Lista Roja Europea de especies amenazadas, y ‘en peligro de extinción’ en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas de España», y extinguido en Picos. De ahí la importancia del proyecto de esta Fundación que explica cómo «en 2017  solo quedan en España poblaciones consolidadas en el Pirineo, con un total de 150 parejas». El plan puesto en marcha « prevé introducir en Picos de Europa unos  30 ejemplares para tratar de reintroducir ésta especie».

El quebrantahuesos es el único ave que se alimenta de huesos, ni caza ni pesca. Alcanza cerca de los 3 metros de envergadura y un metro de altura, alcanza el plumaje adulto a los seis años, pasando por diversas coloraciones de plumaje teniendo los ojos claros rodeados por un anillo rojo (iris) que a su vez son rodeados por una zona negra que semeja a un antifaz. Este pájaro es muy longevo, pues vive unos 30 años y alcanza su capacidad de reproducción entre los 6 y 10 años. Cada pareja saca un solo pollo al año que se alimenta, en los primeros días de restos de hueso que no pesan más de ocho gramos».

De ahí la importancia del polluelo aquí nacido y los polluelos que se incorporan ahora a la familia.
Volver arriba
Newsletter