Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR

Dos conciertos del histórico Rafaria en el bar Veloria 90’s

CULTURASIR

Rafaria, un histórico de la escena musical leonesa. | RAMÓN CALLEJERO Ampliar imagen Rafaria, un histórico de la escena musical leonesa. | RAMÓN CALLEJERO
L.N.C. | 14/09/2018 A A
Imprimir
Dos conciertos del histórico Rafaria en el bar Veloria 90’s
Música Las actuaciones serán el viernes a las 20:30 horas y el sábado a las 19:00 horas
Podrían ser dos noches con Rafaria, al estilo de esos conciertos legendarios inolvidables, pero será esta vez una noche, este viernes a las 23:00 horas, y una tarde, el sábado a las 19:00 horas,  en el Veloria de León (Avda Los Cubos).

Rafa Hernández camina ahora en la idea de la sencillez, que nolo simple, y que resume de manera directa elogiando el trabajo de artistas aparentemente dispares como Javier Álvarez o Josele Santiago. Aunque hace poco vio a Sr. Chinarro y le convenció totalmente. Ojo, todos distintos, pero a todos les une que son capaces de afrontar conciertos en solitario, con una sola guitarra.  Tal vez sus tiros vayan por esos lados siempre que se le permita ir por muchos más. Porque, si debajo de su nombre apunta a pop-rock 80´s 90´s, es que atiende a toda una generalidad musical en la que cabe un ‘Cuatro Rosas’ de Gabinete Caligari, un ‘Lo que quieras oír’ de Pistones, o cualquiera de esos diamantes que son las canciones de Antonio Vega.

Dos días con Rafaria son en realidad toda una vida. Dice que es «cancionista», sumándose a aquella definición escape que un buen día dio Xoel López, otro al que le gusta andar en solitario. Se ha adaptado a los nuevos tiempos tecnológicos y aprendido trucos como una esponja. Por eso le gusta tanto el estudio como el estadio. Disfruta en casa pero se lo pasa de lo lindo en el escenario. Y sólo le sale la vena cascarrabias con los gariteros que dice que tratan mal a los músicos. No lo dice por él, porque es de los que en cuanto se siente a disgusto sale pitando hacia otra aventura.

Para confirmar que la música es paradójica recuerda: «Aprendimos atocar cuando no teníamos con qué tocar». Puede que sea esta su definición exacta de una pasión musical que le persigue y ante la que él gustosamente se deja atrapar todos los días. Así fue un Gas Mostaza y Solomón. Un Deicida y un Cardiaco. Un Cometa Errante... Y más.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle