Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Dos años de prisión para un hombre de 78 años acusado de agredir sexualmente a una menor de 13

Dos años de prisión para un hombre de 78 años acusado de agredir sexualmente a una menor de 13

ACTUALIDAD IR

Ampliar imagen
L.N.C. | 22/02/2017 A A
Imprimir
Dos años de prisión para un hombre de 78 años acusado de agredir sexualmente a una menor de 13
Tribunales La Audiencia Provincial de León establece también una prohibición de acercamiento del agresor a la víctima durante los próximos tres años / El suceso tuvo lugar en mayo del 2010 en una localidad de la provincia de León
Un hombre de 78 años ha sido condenado a dos años de prisión por la Audiencia Provincial de León por un delito de agresión sexual a una menor de 13 años, según un comunicado de Avadas. Los hechos tuvieron lugar en el año 2010 en una localidad de la provincia de León, cuando la víctima fue a casa del condenado, un vecino con el que existía una relación de amistad, confianza y familiaridad entre ambas familias. 

En ese momento, la víctima le propuso jugar a las cartas y fueron a buscarlas a la buhardilla. "Entonces le dijo a la víctima que probase la cama y, al no hacerlo, ella entró en una situación de inquietud al no ver sentido a tal propuesta y él, de forma sorpresiva, procedió a agarrarla por los brazos, la echó sobre la cama y se puso encima de ella sujetándola por los brazos, intentando resistirse a ello, pero no logrando que se quitara de encima. Después de ello la agredió sexualmente", según el mismo comunicado. La víctima se libró de él, bajo a por las llaves y se fue a su casa. 

La víctima decidió no contar lo sucedido “por miedo a la reacción de sus padres y las consecuencias a derivarse entre ambas familias, dada la amistad y tan buena relación que venían teniendo desde hacía muchos años”, hasta que unas semanas después (…)preocupada y temerosa porque no la había bajado la regla después de los hechos o que podía haberle trasmitido aquél una enfermedad, le cuenta a su hermano lo ocurrido” para después “contárselo al padre y, finalmente, a la madre al llegar de trabajar por la noche. Procediendo la madre a realizar la denuncia al día siguiente”.

La audiencia considera el informe de la psicóloga de Adavas, junto con el testimonio de la menor, y el de su madre, clave para establecer la verosimilitud del testimonio de la menor. El informe “viene a poner de manifiesto la situación y el estado emocional, de angustia y depresión de la menor” y con ello la fiabilidad de su relato. La Asociación de Ayuda a Víctimas de Agresión Sexual y Violencia Doméstica ejerció en solitario la acusación, ya que la Fiscalía había solicitado la libre absolución del agresor

En la sentencia de la Audiencia se establece como probada “la utilización de violencia o intimidación en el ataque contra la libertad o indemnidad sexual, así como una ausencia de consentimiento por parte del sujeto pasivo. Consistente, en el presente caso, en el empleo (…) de un comportamiento violento o vis física. Al proceder a agarrar a la menor por los brazos, lograr echarla sobre la cama y ponerse encima de ella, sujetándola por los brazos” y llevando a cabo una agresión sexual, “logrando así, de forma eficaz y suficiente, vencer la voluntad contraria de la menor, pese intentar resistirse y oponerse”.

Considera la Audiencia además que la víctima es especialmente vulnerable “en atención al plus no ya solo de sus apenas 13 años de edad, sino, muy en particular, a la especial y muy elevada y relevante relación de vecindad, amistad, confianza y familiaridad que venía a mantenerla menor y su familia” con el agresor y su esposa “hasta el punto de considerar y equipararse los mismos, a que venían a cumplir una función similar a la de abuelos para con la menor. Lo cual aprovechó” el agresor “para que la menor le acompañase confiada a la buhardilla, para quedar ambos solos, sin posibilidad de ayuda a la menor de terceros, y propiciar, en definitiva, su agresión sexual, su impunidad y vencer fácilmente la resistencia que a ello pudiera oponer la menor, como aconteció”

La sentencia establece como atenuantes las dilaciones indebidas que ha sufrido la causa y las circunstancias de edad y personales del acusado, con ausencia de antecedentes penales por hechos similares o por cualquier otro delito.

La Audiencia Provincial de León condena por estos hechos como autor criminalmente responsable de un delito apreciado de agresión sexual sobre víctima especialmente vulnerable a dos años de prisión, y a la prohibición de acercarse a la víctima por cualquier medio por un tiempo de 3 años. Esta sentencia es firme.
Volver arriba
Newsletter