Publicidad
Divino tres en raya

Divino tres en raya

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 24/09/2020 A A
Imprimir
Divino tres en raya
Las monjas están a lo suyo, tal vez de ahí viene el halo de cercano misterio que las rodea, como si vivieran ajenas a los juegos en los que están convirtiendo todo aquello que puede ser cualquier cosa, menos un juego.

La foto es la metáfora de los días y las zozobras. Ellas siguen a lo suyo y nosotros las vemos como un juego, como un divino tres en raya.

Divino, pero juego. Y ganaron las cruces. Ya no quedan monjas para completar una raya, ya no queda gente que se dedique a lo suyo. Ya no queda quien haga lo que dice o, mejor, ya no queda quien se dedique a aquello para lo que está. En la cosa pública, claro, que en la privada lo que sobra son ciudadanos anónimos y paganos (de pagar) que ya quisieran poder levantar todos los días la trapa de estar donde les corresponde.

Es buen día para la foto de las que están a lo que son. Un miércoles. Pues los miércoles toca circo sin pan, con mucha geta.

Y no nos faltó el circo nuestro de cada miércoles, a primera hora, con la televisión en directo, con los discursitos escritos vaya a saber por quién. Con la claque preparada para reír las gracietas. Con los analistas preparados para echar la culpa a su malo, que es el bueno del de enfrente.

Como decía el perdedor Angelillo, cuando le preguntaban —con la idea de ver si era el ideal para un trabajo— lo de «¿años en el frente?».

- Siete, pero no lo anote, que fue en el de enfrente.

Y seguía el circo. Usted viaja en Falcón. Usted huele a podrido y discos duros rotos. Que si los galapagarienses y esa nueva raza de los cayetanos... Gracietas baratas.

Y por debajo sale un letrero en la Pantalla: «Se repiten las peores cifras en meses. 130 nuevas muertes» .

130 muertos. Vosotros a lo vuestro. Y no se os olvide dar el número de cuenta para el ingreso, el día 1, sin falta
Volver arriba
Newsletter