Publicidad
Diputación y prerrománico

Diputación y prerrománico

OPINIóN IR

16/07/2015 A A
Imprimir
Diputación y prerrománico
La semana pasada visité una vez más San Pedro de la Nave, en Zamora, y no pude evitar acordarme de San Miguel de Escalada. San Pedro es una iglesia del Siglo VII, pequeña, como se hacían en ese momento, y valiosísima porque apenas quedan edificaciones en ese estilo. Hay unas 10 en toda la península y no del todo completas. Allí se ha construido un centro de interpretación a fin de explicar por qué ese pequeño templo es tan valioso. Cierto es que el relato proporcionado es malo de solemnidad para el fin perseguido: que los visitantes de toda condición comprendan la importancia de lo que ven. Sin embargo los textos pueden –y deben- cambiarse, pero la obra ya está hecha. También habría que formar a la voluntariosa guía ...

En San Miguel de Escalada falta un centro de interpretación del prerrománico leonés, donde se explique sin la mojigatería universitaria al uso –no vaya a ser que en Valladolid digan algo–, que bajo el Reino de León se desarrolló un estilo arquitectónico que es singular y del que quedan también unos 15 edificios. Hace falta que se entienda por qué una iglesia pequeña como San Miguel es un objetivo de visita para millares de turistas extranjeros cultos. Se podría hablar incluso de los distintos prerrománicos de la península y de sus diferencias, que existen, en periodo temporal, en técnica constructiva y en decoración. Y se puede aprovechar que en la provincia tenemos además de San Miguel de Escalada, Santiago de Peñalba, en el Valle del Silencio, Santo Tomás de las Ollas, en Ponferrada, y Palat del Rey, la única iglesia palatina de la época que queda en España.

Pero además están Mazote y Wamba en Valladolid, Moroso, Santa Leocadia y Lebeña en Cantabria, Mixós, Ambía, Pazo y Celanova en Orense, y el oratorio de Samos en Lugo. León es el centro, el origen, y merece que el edificio más deslumbrante del conjunto tenga un centro de interpretación. La Diputación tiene la oportunidad de poner en valor este conjunto, que tanto caracteriza el arte leonés en la Historia. Y quedan en ámbitos más lejanos otros prerrománicos coetáneos, pero de más dudosa filiación como Lourosa, en Portugal, el núcleo de Burgos, Soria y La Rioja, el Serrablo de Huesca o el grupo catalán, más asociado éste a la influencia del Reino de los Francos. Todo eso cabe en un centro de interpretación ubicado en León, a los pies de San Miguel de Escalada. Un centro que debería contar con guías entusiastas y proactivos, que podrían estar también en el resto del conjunto edilicio y en el románico de transición, que también en León tiene importante presencia.
Volver arriba
Newsletter