Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Dinero, vil metal

Dinero, vil metal

OPINIóN IR

16/07/2015 A A
Imprimir
Dinero, vil metal
Poderoso caballero es don dinero. Desde aquella confesión de Quevedo que rezaba al comienzo «Madre, yo al oro me humillo», se me ocurren unos cuantos que sin más oficio ni beneficio, han seguido la tradición y se han acogido a la receta que actualmente se conoce, con permiso de Urbizo, como ‘Todo por la pasta’. Y es que dicen (los pobres) que el dinero no compra la felicidad, pero... ¡Qué de peros se me ocurren! Fíjense que ahora la gente de bien no acostumbra a hablar de dinero. No es de buen gusto compartir con el vecino el parné que tiene uno y menos ¡con la crisis que hay! Aunque no acabo de entender si esto es cosa de educación o más bien canguelo de que pueda entrar el de arriba por la noche y rebuscar debajo del colchón. Que últimamente con los bancos no se sabe, mire cómo están los pobres griegos... Gloria Merayo es de estas que les digo y ha preferido no gritar a los cuatro vientos los billetes que se va a levantar por gestionar los del resto. Por fin, después de un mes de negociaciones en secreto, la abogada ha conseguido que alguien le preste el anzuelo para pescar la sardina y hoy el Pleno del Ayuntamiento de Ponferrada aprobará un sueldo de 58.000 euros al año para la alcaldesa. Calderilla. Según los socialistas, el máximo permitido por la Ley Montoro. Pero ay, amiga, lo público es lo que tiene, que es público.

Decía Gloria esta semana que cómo somos los periodistas, que solo queremos saber de dinero y que no preguntamos sobre los proyectos municipales. Podríamos hacerlo sobre el prometido ramal del AVE a Ponferrada, el maravilloso paseo a orillas del Sil para el que supuestamente ya había un sí de Europa o por las inminentes obras en el barrio de Los Judíos. Pero al final todo lleva a lo mismo: al dinero, vil metal que cantaba Serrat.
Volver arriba
Newsletter