Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Dime cómo te apellidas y te diré quién eres

Dime cómo te apellidas y te diré quién eres

LNC VERANO IR

Julen este viernes en la Plaza Mayor de Villademor de la Vega. | T.G. Ampliar imagen Julen este viernes en la Plaza Mayor de Villademor de la Vega. | T.G.
T. Giganto | 19/11/2017 A A
Imprimir
Dime cómo te apellidas y te diré quién eres
LNC Domingo Julen L. Ugidos ha escrito un libro en el que recorre los últimos 400 años de historia de los apellidos Ugidos y Redondo en la provincia de León a raíz de la historia de sus abuelos, Adolfo y Begoña, ambos de la localidad de Villademor de la Vega
Begoña contó un día a su nieto Julen que ella y su abuelo, Adolfo, eran primos. Pero él que no es de los que se conforman con la historia, se puso a hurgar en ella para encontrar en qué generación concretamente habían juntado las familias. Tanto tiró del hilo que ha acabado escribiendo un libro en el que recoge la genealogía de los primeros apellidos de sus abuelos, Ugidos y Redondo. Doce años le ha llevado analizar toda la documentación que con paciencia ha ido recopilando en archivos municipales y diocesanos. Más de 3.000 documentos entre actas de nacimiento, matrimonios y de defunción han pasado por sus manos desde que cumplió 18 años, edad a la que comenzó a escribir la biografía de su abuela Begoña. Esa historia espera todavía, pero de aquel trabajo inicial ha salido este libro.

Guiado por la curiosidad, Julen L. Ugidos ha llegado al punto de partida del apellido Ugidos, el primero de su abuelo Adolfo, de Villademor de la Vega. Tras horas y horas en los archivos de varias localidades del sur de León, descubrió que el origen de este linaje estaba en Pobladura de Pelayo García y que inicialmente era De Exido, denominación que sufrió varias transformaciónes hasta llegar a la actual. De allí fue ramificándose a otras localidades como San Millán de los Caballeros o la citada Villademor. Del apellido Redondo ha desvelado que se trata de una rama actualmente extinguida en Villademor de la Vega.

«El libro está sin acabar, aún queda mucho trabajo por hacer, pero quería publicarlo ya para que no se lo perdiesen mis familiares más mayores y también para dar la oportunidad a que todo el que quiera, pueda contribuir a la historia genealógica de estos dos apellidos», explica Julen, quien además incluye en su libro como anexos varios testamentos y documentos curiosos que ha ido encontrando durante el proceso de investigación.

‘Genealogía Ugidos y Redondo en Pobladura de Pelayo García y Villademor de la Vega. Transformación y evolución de los apellidos en la provincia de León’ es el título de la obra de Julen, psicólogo de profesión y un amante de su tierra materna que siente como propia. «Cuando llego a Villademor vivo de verdad, disfruto de todo. Llego aquí y me bajan las pulsaciones», reconoce el autor, que a pesar de nacido en Barakaldo sueña con poder algún día trasladarse a vivir a esta localidad leonesa. «Cuando llevo tiempo sin venir tengo síndrome de abstinencia», cuenta. Por eso no ha fallado ningún verano en su cita con el pueblo y ha echado la cuenta que suma vividos en él seis años y medio contando por lo alto sus estancias en Villademor. Y es que es un apasionado por su tierra, de la que le encanta escribir. Entre sus próximos planes editoriales está una novela ambientada allí y es que escribir es otra de sus pasiones, la que ha forjado como ávido lector.

Pero además del árbol genealógico de los últimos 400 años de historia de sus apellidos, Julen se ha interesado por las relaciones familiares. «Me interesan más que el propio apellido en sí, y para descubrirlo han sido claves los testimonios de mis parientes más mayores que me han desvelado cosas muy interesantes», cuenta. «La genealogía abarca el estudio de la sociedad desde un punto de vista muy revelador en muchos casos. Cuando proyectas la genealogía, hay sucesos históricos que cobran mucho sentido. Con ella podemos ver por dónde han ido, cuáles eran sus oficios, qué hicieron...», explica con entusiasmo Julen, que en su faceta de psicólogo también aplica los genogramas para explicar las conductas de las personas.

«Este trabajo me ha servido para conocer mucha familia y fomentar las relaciones con ellos», dice Julen. A su abuela, el germen de este libro, la pillaron varias veces in fraganti inspeccionando la documentación recopilada por el autor. Se sentía orgullosa de que su nieto uniese los cabos de sus antepasados y ella misma eligió la foto de la portada del libro en la que sale junto a su marido. Julen estaba deseando que lo viese impreso por eso cuando fue a recogerlo a la imprenta, inmediatamente se dirigió a enseñárselo. Una llamada en ese momento le informaba de que su abuela había muerto. Begoña no vio el libro pero sí la ilusión con la que Julen ha hilado la historia de su familia durante los últimos años. «Mis abuelos y mi madre me han enseñado que lo más importante es el amor por la familia y el arraigo». Por eso el libro.
Volver arriba
Newsletter