Publicidad
Dignos defensores de la ciudad de Lancia

Dignos defensores de la ciudad de Lancia

UN VERANO SIN LUCHA IR

Frumencio ‘El Águila Rubia’ en una de sus ‘batallas’ con Felipe León. Ampliar imagen Frumencio ‘El Águila Rubia’ en una de sus ‘batallas’ con Felipe León.
Fulgencio Fernández | 27/07/2020 A A
Imprimir
Dignos defensores de la ciudad de Lancia
Un verano sin lucha El municipio de Villasabariego que custodia los restos de la gran ciudad de Lancia tiene entre sus luchadores a ‘El Molinero’ del Valle y ‘El Águila Rubia’ de Palazuelo
Villasabariego vive a la sombra de una gran ciudad de nuestra historia, Lancia. Y no le faltan a este municipio excelentes defensores de la memoria de aquella que hoy son restos que esperan quién los excave.

Citemos a dos y ya sabremos el nivel que marca Villasabariego, que suele celebrar su corro en Villafañe, que tiene uno de los pocos corros del circuito:Flavio de la Puente, el molinero de Valle de Mansilla, y Frumecio Álvarez, El águila rubia de Palazuelo de Eslonza.

Vayamos por antigüedad. Frumencio era el águila pues propiciaba vuelos con su maña favorita, el voleo. Los aficionados no olvidarán sus enfrentamientos con Felipe León, sin tregua, uno a la cadrilada, otro al voleo, sin descanso. No olvida Frumencio aquella final en Mansilla, siendo muy joven, con Felipe. «Le gané, pero me ganó él a mí más veces que yo a él», aclara este buen paisano que sigue siendo un habitual en los corros. Como no olvida los cinco años que ganó en Riaño. «Se me daba bien».

- ¿Fuiste boxeador?
- Sí, probé suerte. Llegué a disputar un Campeonato de España, pero lo mío era la lucha.

Flavio fue un digno representante de las históricas sagas de molineros, él lo fue del Valle de Mansilla; y luchador desde niño. Compitió en las tres categorías y con 18 años ya era campeón provincial de ligeros. «En pesados me reventaban, había luchadores que me sacaban más de 50 kilos».

Pero Flavio saltó a la fama por un seguido concurso de TVE, ‘El hombre más fuerte de España’, donde quedó segundo, detrás de un levantador de piedras del País Vasco. «En halterofilia quedé segundo y ni siquiera sabía lo que eran las barras, no lo había visto nunca», recuerda Flavio, que reconoce que «fui al concurso sin pensarlo» y muchos espectadores aún recuerdan cómo partió en dos la guía de teléfonos de Madrid.

Y los dos coinciden en una cosa: «Si en vez de tomar solo como referencia Villasabariego coges la comarca de la Abadía, no hay otra: Suma a Bernardo y su hermano de  Villarmún;Dionisio Serrano, Manuel Gallego Coca, Juanito Hidalgo... y los que se nos olvidan, que aquí luchaba mucha gente, Julio el de Villimer... en fin».
Volver arriba
Newsletter