Publicidad
Denuncian el olvido de la mayor colonia de golondrinas de León en Ponferrada

Denuncian el olvido de la mayor colonia de golondrinas de León en Ponferrada

EL BIERZO IR

Algunos de los nidos que se dejan ver bajo el tejado del colegio. | EL BIERZO SENTIDO Ampliar imagen Algunos de los nidos que se dejan ver bajo el tejado del colegio. | EL BIERZO SENTIDO
Mar Iglesias | 02/05/2021 A A
Imprimir
Denuncian el olvido de la mayor colonia de golondrinas de León en Ponferrada
Medio Ambiente Tienen 170 nidos en el colegio La Cogolla y estuvieron a punto de desaparecer por los problemas que causaban sus excrementos/ El Consistorio de Ponferrada se comprometió a limpiar la zona una vez al año y no lo ha hecho
La colonia de golondrinas avión mayor de León está en el colegio de La Cogolla, pero no ha conseguido el mimo del Ayuntamiento de Ponferrada. Pese a que la institución local se había comprometido hace dos años con el centro escolar de Cuatrovientos, ubicado en frente del Hospital El Bierzo, donde anida la golondrina avión y con los grupos ecologistas El Bierzo Sentido y Tyto alba a mantener limpia la zona en la que anidan, hasta el momento no lo ha hecho, denuncia Roberto Martínez desde El Bierzo Sentido.

Solo se requiere que un canalón colocado para canalizar los excrementos de las aves de los 170 nidos que se localizan en esta zona, con más de un millar de aves que año tras año vuelven a poblarlos, se limpie «es una tarea que lleva dos horas y a la que se comprometieron, pero no se ha realizado», afea. Eso puede poner en peligro, de alguna manera, la viabilidad de esta colonia, ya que el colegio quiso eliminarla por los malos olores y la suciedad que suponía acogerla. Incluso solicitó realizar esa obra a las administraciones superiores que le concedieron el permiso «menos mal que nos enteramos y pudimos mediar entre el colegio, el ayuntamiento y los dos grupos ecologistas», dice Martínez.

Así se alcanzó ese compromiso de la administración local, mientras que desde los grupos ecologistas se comprometieron a realizar una campaña de puesta en valor y a dar a conocer el interés de esta importante colonia berciana, que supone un beneficio para el barrio y también para el hospital, ya que son aves que se nutren de insectos.

Pero además, consideran que puede ser un recurso natural que dar a conocer «desde un Ayuntamiento, que se vende como verde» y que no ha llegado tan siquiera a cumplir sus compromisos iniciales, entre los que también estaba colocar paneles informativos en la zona para dar a conocer esta colonia y promover su respeto.

El Bierzo Sentido ha acabado sus charlas a los más de cien alumnos de primaria del colegio La Cogolla, a los que se les ha presentado una guía de golondrinas realizada por la agrupación con la intención de dar a conocer las especificidades de los ocho grupos de esta especie que se pueden localizar en España, siete de los cuales tienen presencia en el Bierzo. Ese material lo colgarán en sus redes con el fin de ofrecer una promoción en abierto del mismo, sin fines lucrativos.

También, en sus charlas, han aprovechado para presentar el libro escrito por la berciana Marisa Fernández ‘La increíble historia de Pancho el vencejo’, un cuento dedicado a su hija fallecida en accidente de tráfico.

Además, en sus reuniones con alumnos de tercero, cuarto, quinto y sexto, se les mostraron fotografías de estas aves y compartieron un taller de identificación de cantos, además de explicar los problemas que tienen en sus migraciones y las dificultades actuales para que puedan anidar en construcciones amigables, además de analizar los daños de los usos de los pesticidas.

Aviones de vuelta cada año


Al mismo nido, con las mismas ganas de cuidar a sus crías las golondrinas aviones, que se caracterizan por la forma final de su cola, el color de su plumaje y aspectos como la migración o la forma redondeada de sus nidos, vuelven al colegio de La Cogolla cada año.

En sus pequeñas casas de bolitas de barro, en grupos, crían entre cuatro y cinco por puesta, que podrían alcanzar tres por temporada. Su importancia a nivel ambiental está en su dieta insectívora. Según Martínez, podrían llegar a consumir diez millones de moscas y mosquitos por temporada en una zona especialmente delicada.

Una colonia abultada que los ecologistas consideran que debería preservarse e incluso poner en valor más allá de las puertas del colegio.
Volver arriba
Newsletter