Publicidad
Demagogia

Demagogia

OPINIóN IR

30/05/2021 A A
Imprimir
Demagogia
Se llama demagogia a la práctica política que consiste en ganarse el favor popular con halagos, por lo general acudiendo a los sentimientos más elementales. La padecemos con frecuencia y no creo que sea necesario señalar a nadie.

Sin embargo, la utilización del adjetivo demagógico, al margen de su literalidad, se ha empobrecido bastante, como la propia política, y suele utilizarse, mal, cada vez que se pretende poner en evidencia los argumentos, todos, del contrario. Forma parte ya del catálogo de improperios gratuitos. Así pues, aviso: voy a ser demagógico en lo que sigue.

Tengo el vicio, uno más, de revisar semanalmente los acuerdos que adopta el Consejo de Gobierno de la Junta de Castilla y León. Es interesante sobre todo porque la relación va más allá de lo que se relata en las subsiguientes ruedas de prensa, convertidas más bien en propaganda para lucimiento de portavoces o para el interrogatorio sobre el monotema de los tiempos actuales. De manera que, revisando lo que se acordó hace poco más de una quincena, di con la concesión de dos subvenciones, enunciadas una tras otra para llamar más la atención. La primera de ellas, por importe de 326.000 euros, se concedía a la Fundación Toro de Lidia para organizar un circuito de novilladas. La segunda, de 90.000 euros, si bien añadida a otra anterior de 60.000 euros, se concedían a la Universidad de Burgos y a la Fundación Atapuerca para las campañas de excavación en ese yacimiento durante el presente año. Como las novilladas, también para ser lidiadas de mayo a octubre de 2021.

No sé si alguien puede explicar esa descompensación tan evidente entre lo que se dedica a matar animales y lo que se entrega al conocimiento. Claro que, si bien lo pienso, tal vez no sea yo el demagogo al poner de relieve estas cuestiones. Las subvenciones al fin y al cabo son también otras suerte de halago, económico, que asegura favores y votos. Y ya sabemos que lo de los toros es muy de derechas. Mucho más, desde luego, que el homo antecessor.
Volver arriba
Newsletter