Publicidad
Delcygate

Delcygate

OPINIóN IR

21/02/2020 A A
Imprimir
Delcygate
Aunque haya trascurrido ya algo más de un mes desde la polémica llegada a España de Delcy Rodríguez, vicepresidenta de Nicolás Maduro, cómplice de sus tropelías, violadora de derechos humanos y corresponsable de socavar la democracia en Venezuela… sigue coleando lo que se ha venido a llamar el ‘Delcygate’.

Una estrategia utilizada por ciertos políticos con alto nivel de irresponsabilidad y de desprecio por la ciudadanía, es la de dejar que un tema complejo se vaya olvidando con el paso del tiempo y que quede ensombrecido por la ‘rabiosa actualidad’, de manera que pasen de ellos ‘ese cáliz’ que les podría costar su puesto.

Pero en ocasiones esta estrategia no funciona y parece como si los astros se alineasen para que la marejada política cada vez sea mayor. Éste es precisamente el caso del que hoy les hablo y que tiene contra las cuerdas a José Luis Ábalos, que no es solo el ministro de transportes, sino que además es secretario de organización del PSOE y hombre fuerte de Sánchez a nivel orgánico dentro del partido.

Demasiadas son las versiones contradictorias que ha dado el ministro para soportar que le vuelvan a poner en evidencia con el agravante de que, en esta ocasión, el que desvele la verdad no sea un vigilante de seguridad al que expedientar, sino las imágenes de las cámaras de grabación del propio aeropuerto.

La oposición ha mordido hasta el hueso y la pieza es de tal calibre, que no la va a soltar hasta que se depuren responsabilidades. Por ello, prácticamente sobre la campana, han logrado que un juez impida la destrucción de estas imágenes que arrojarán luz sobre lo sucedido en Barajas el 19 de enero con la polémica visita.

En ese cúmulo de despropósitos en el que se han ido sucediendo mentiras, información sorprendente sobre decenas de maletas que no pasaron ningún control de aduanas, reuniones clandestinas en salas VIP a altas horas de la madrugada… Ahora como guinda resulta que sale el ministro de justicia cuestionando la decisión judicial de poner en custodia estas imágenes.

Desde la izquierda se quiere mandar el mensaje de que cualquier tema que tenga que ver con Venezuela son cortinas de humo del centro derecha que recurre una y otra vez, de forma manida, a la dictadura bolivariana para ocultar su falta de proyecto. Nada más lejos de la realidad.

Cualquier acercamiento y relación con el régimen bolivariano, nos aleja de nuestros socios estratégicos tanto en América como en la misma Unión Europea y nos acerca al abismo de las sanciones económicas y de la pérdida de libertades.

Después de todo el recorrido que está teniendo el Delcygate y lo que se presume que saldrá, no cabe duda que el ministro Ábalos está más fuera que dentro del Consejo de Ministros y aguantará contra las cuerdas como boxeador sonado hasta que la evidencia le haga caer en la lona.
Volver arriba

Newsletter