Publicidad
Del Entierro de Genarín al bautizo de Jenaro Blanco

Del Entierro de Genarín al bautizo de Jenaro Blanco

CULTURAS IR

De izquierda a dercha, Javier Fernández-Llamazares, Enrique Santervás, Julián Robles y Maxi Barthe. | J.A. Cuenca Ampliar imagen De izquierda a dercha, Javier Fernández-Llamazares, Enrique Santervás, Julián Robles y Maxi Barthe. | J.A. Cuenca
D.L.M. | 13/02/2019 A A
Imprimir
Del Entierro de Genarín al bautizo de Jenaro Blanco
Cultos En Izagre fue hallado y bautizado Jenaro Blanco, que subiría a los altares paganos como Genarín, y hasta allí peregrinaron los devotos del pellejero
De las estrechas calles del Barrio Húmedo a las eras de Tierra de Campos, de la Catedral a la iglesia parroquial, del la capital leonesa al Ayuntamiento de Izagre, los devotos de Genaro Blanco transitaron el pasado sábado estos caminos, aunque más bien en sentido contrario, desde el multitudinario Entierro de Genarín que cada Jueves Santo reúne a miles de personas hasta un acto de hermanamiento entre el último pueblo leonés en la carretera que lleva a la provincia vecina del sureste y los hermanos de la Cofradía de Nuestro Santo Padre Genarín.

Los investigadores Julián Robles, Javier Fernández-Llamazares y Javier Benéitez son los instigadores de la visita a la cuna del Santo Pellejero. Sus pesquisas documentales han revelado que el borrachín elevado a los altares, al poco de su nacimiento fue abandonado en su canastillo el 19 de septiembre de 1861 en una casa de la calle de Izagre que ahora ocupa el número 29, que casualmente coincide con el año en el que murió el pellejero. Ese mismo día fue bautizado y al siguiente trasladado al Hospicio de León, según consta en las actas levantadas por la autoridad en su día y de las que los investigadores darán cuenta en el libro que próximamente publicarán y que será presentado dentro del programa de actos por el 90 aniversario del mortal atropello.

Los vecinos de la localidad, como no podía ser de otra manera recibieron a los visitantes con pastas y orujo en el teleclub. Después, procesionaron todos juntos tras el estandarte de la cofradía, junto a los cabezudos de los Evangelistas —Paco Pérez Herrero, Luis Rico, Eulogio ‘El Gafas’ y Nicolás ‘Porreto’—. La comitiva recorrió brevemente este ‘santo lugar’, como ya es considerado dentro de la religión genariana, hasta llegar al templo en el que fue bautizado Genaro —con ‘J’ en los papeles de la Iglesia—, llamado así por ser aquel el santo al que estaba consagrado el día. Los ‘peregrinos’ y sus ‘hospitaleros’ admiraron la pila bautismal en la que Genaro fue redimido del Pecado Original, no se sabe si también tuvo efecto sobre todos los que se le atribuyen después.

Ya en sede municipal, el alcalde, Enrique Santervás, puso en contexto los hechos, que supusieron una impactante noticia para el pueblo cuando se hizo público, allá por el mes de septiembre, prácticamente coincidiendo con las fiestas patronales del pueblo. El regidor manifestó su sorpresa entonces y no pudo descartar, al ser Genarín de padres desconocidos (expósito), que los genes del santo pellejero no estuvieran todavía presentes de alguna manera en la actual población, diezmada por el devenir del mundo rural. A continuación, los historiadores dieron cuenta de lo que las «fuentes terrenales», los documentos, revelan sobre el hombre y el abad de la Cofradía, Maxi Barthe, y los poetas genarianos refirieron cuanto les consta por las «fuentes celestiales», las musas, sobre el legendario vivir de Genarín. El Grupo de Pandereteras de Villademor de la Vega puso el ritmo y el picante a la jornada de convivencia en la que se iluminó la Historia, se aventaron versos, se trasegó orujo y se honró la memoria del santo pellejero. Poco antes de caer el sol, la comitiva partió al grito de "¡Viva Genarín, viva Izagre!".
Volver arriba
Newsletter