Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Del brillo de Pardo en Suecia a la odisea de Borraz en Colombia

Del brillo de Pardo en Suecia a la odisea de Borraz en Colombia

DEPORTES IR

Dani Pardo, en el momento de realizar uno de sus lanzamientos en Suecia. :: RFEA Ampliar imagen Dani Pardo, en el momento de realizar uno de sus lanzamientos en Suecia. :: RFEA
Guillermo García | 21/07/2015 A A
Imprimir
Del brillo de Pardo en Suecia a la odisea de Borraz en Colombia
Atletismo El lanzador leonés es 13º en el Europeo junior tras mejorar su marca en 29 centímetros / El viaje pasa factura y lesiona a Mónica, 31ª en el Mundial juvenil
Las dos más firmes promesas de los lanzamientos en León acaban de regresar a casa después de los campeonatos internacionales más importantes a los que podían acudir en sus respectivas categorías.

Mónica Borraz aterrizaba en España desde tierras colombianas el domingo. Venía de Cali, donde debutó como componente de la selección española en el Campeonato del Mundo Juvenil. La pupila de Víctor Rubio no pudo mostrar su mejor versión y en la ronda clasificatoria tan solo pudo lanzar 13,72 metros para finalizar el campeonato en la 31ª posición y a más de dos metros de su marca personal. La propia Mónica contaba la explicación a lo ocurrido: «Para ir tuvimos un viaje muy largo y al pasar muchas horas sentada sufrí una fuerte contractura en la zona del sacro, aunque tan solo tuve un día y medio entre que llegamos y mi debut la zona algo se soltó en ese tiempo».

Mónica: «Cometí el error de coger el bus que me acercaba con poco tiempo, había mucho tráfico y calenté muy poco» Sin embargo el día de la competición, el jueves de la semana pasada, la situación empeoró: «Cometí el error de coger el autobús que me acercaba hasta la zona de calentamiento con poco tiempo, y en Calí hay muchísimo tráfico, lo que hizo que llegara con el tiempo muy justo y calenté muy poco». Desde ahí les trasladaban al estadio donde se celebraba el Mundial: «Al llegar a la pista realicé un par de lanzamientos muy cerca de los 15 metros e incluso superiores, pero en uno de ellos me volví a hacer daño en el sacro, y realicé todo el concurso con una especie de pinzamiento que no me permitía realizar todo el movimiento completo, lanzaba prácticamente todo de brazo».

Una situación que desesperó a la leonesa pero que no empañó la experiencia de su debut internacional: «No puedo estar triste porque la experiencia con la selección ha sido fantástica y esto me debe servir para aprender de cara a futuros campeonatos». Por suerte la atleta del Sprint León, volverá a tener otra oportunidad la próxima semana en el Festival Olímpico de la Juventud en Tbilisi (Georgia) donde espera lanzar sin problemas físicos: «Espero llegar totalmente recuperada y estoy segura que puedo lanzar por encima de los 15 metros, el récord de España en principio no me lo planteó pero si pillo el ‘latigazo’ puedo tenerlo en mi mano».

El otro lanzador de peso leonés internacional, tomaba tierra en Madrid el domingo proveniente de tierras suecas. Él es Daniel Pardo y llega de ser el 13º mejor lanzador europeo junior en Eskilstuna (Suecia). Una actuación impecable, lanzando la bola de 6 kilogramos hasta los 18,38 metros y mejorando su marca en 29 centímetros, no se le puede pedir más, además con el ‘hándicap’ de competir a las 9 de la mañana. «Aseguré el primer tiro que se quedó en 17,03 metros y a partir de ahí arriesgué, y el segundo ya se fue hasta 18,38 metros, aunque creo que todavía tenía entre 10 y 20 centímetros más dentro».

Pardo: «Con la mejora casi no lo notas, pero quedarte a 4 centímetros de la final es una espina clavada y duele mucho» Lástima que el leonés se quedará a las puertas de la gran final por tan solo 4 centímetros: «De la alegría de mejorar marca casi no lo notas pero si lo piensas fríamente es algo que duele mucho, porque entrenas para meterte en este tipo de finales, Y quedarte a 4 centímetros es una espinita clavada».

El pupilo de Carlos Burón cerrará la temporada el próximo sábado en Gijón, en el Campeonato de España por federaciones autonómicas, lanzando con la bola de los atletas sénior (7,26 kilogramos).
Volver arriba
Newsletter