Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Declive europeo

Declive europeo

OPINIóN IR

14/02/2017 A A
Imprimir
Declive europeo
A juzgar por los acontecimientos sobrevenidos recientemente, la Unión Europea ha entrado en declive, es más me atrevería a decir que tiene los días contados. Reino Unido ha decidido de forma democrática abandonar la Unión Europea. La decisión de Reino Unido ha abierto una vía por la que va a empezar a entrar mucha agua, de tal forma que hundirá el barco de forma inexorable. Ahora le toca el turno a Francia. Marine Le Pen tiene muchas papeletas de salir triunfadora en las próximas elecciones, por lo menos así lo ponen de manifiesto las encuestas. Si esto ocurre, someterá a la decisión popular su salida de la Unión Europea, a no ser que Europa acceda a cumplir sus exigencias.

La fuerza de la Unión Europea surgió como un Fénix, miles de personas tenían depositadas sus esperanzas en ella, lo que en un principio ha supuesto progreso y bienestar se ha convertido en un total declive. Una política de austeridad que ha traído consigo pobreza, recortes sociales, precariedad laboral e injusticia. Los países que componen este complejo puzle, comienzan a desarrollar un profundo sentimiento de nacionalismo. Ciertos partidos populistas proyectan una visión radicalista, comienzan a ver a los inmigrantes como una amenaza que vienen a quitarles su trabajo.

Quizá en la última década, la Unión Europea no ha sabido evolucionar, no han sabido dar solución a los graves problemas que han surgido. Se ha rescatado el sistema financiero en varios países a costa del sacrificio de las clases medias y bajas, rescates causados por una absoluta falta de control sobre la banca y las grandes empresas. Se han dilapidado indecentes cantidades de dinero en fondos y subvenciones europeas sin control. El Parlamento Europeo ha servido para colocar cargos políticos con remuneraciones verdaderamente escandalosas y con privilegios que nada tienen que ver con la austeridad que predican. Mucho tiene que cambiar el rumbo del barco europeo para que este declive que ya ha comenzado, se transforme en esperanza, progreso y justicia.
Volver arriba
Newsletter