Publicidad
De Villamañán a Valencia de Don Juan: Pueblos que mueve el Esla

De Villamañán a Valencia de Don Juan: Pueblos que mueve el Esla

CULTURAS IR

Iglesia del Salvador en la plaza Mayor de Villamañán. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Iglesia del Salvador en la plaza Mayor de Villamañán. | MAURICIO PEÑA
Teresa Giganto | 25/10/2020 A A
Imprimir
De Villamañán a Valencia de Don Juan: Pueblos que mueve el Esla
Un paseo por el sur de León El cauce del viejo Astura fue decisivo para el asentamiento de poblaciones. Sobre él se erige el majestuoso castillo gótico de Valencia de Don Juan y muy cerca de su trazado se ubica Villamañán, localidades grandes con pedanías pequeñas por las que es obligado pasar y también contemplar
Todo se aprovecha. Un somier puede convertirse en la puerta de un gallinero y la pared de una iglesia, en frontón. Escaseaban los buenos muros que no fuesen de barro para echar una partida con los amigos a mediados del siglo pasado con que la juventud se encomendó a la parroquia de turno para tener dónde golpear con la pelota. Muchas partidas tuvieron que jugarse en la iglesia que une San Esteban de Villacalbiel con Villacalbiel. Y digo que une porque junto al templo, de un lado de la carretera está el cartel de inicio de San Esteban y del otro, el final de Villacalbiel. Bodegas y choperas se suceden hasta llegar al siguiente pueblo, Villacé. La torre de su iglesia marca un ‘skyline’ de casas de barro y ladrillo donde no llegan al centenar de vecinos, un edificio declarado Bien de Interés Cultural que data de 1687 y que alberga tallas de gran valor así como un artesonado mudéjar digno de contemplar. No menos importancia tiene su Monumento de la Semana Santa, un lienzo de cuatro capas con el que cubren el altar mayor desde días antes de la Semana Santa y hasta el Domingo de Resurrección. «No puede ser que dejen que se estropee patrimonio como este, pero nada, se olvidan de los pueblos pequeños y... Yo qué sé», comenta un hombre que durante toda su vida ha ido despidiendo a vecinos al tiempo que ha ido viendo sumar grietas a su iglesia. El olvido, ese sustantivo que también se repite por cada pueblo que se atraviesa en el sur de León.

No lo practican los vecinos de Villamañán, la cabeza de municipio en el que se agrupan las citadas localidades además de Benamariel. La plaza Mayor da fe de que el pasado y el presente son buenos convivientes con una conservación bien lograda del conjunto de soportales que dan fe de la arquitectura tradicional de la zona. En ella se erige la iglesia del Salvador (donde lucen partes del ya desaparecido Monasterio de San Pedro de Eslonza en Santa Olaja de Eslonza) y cerca de ella no puede dejar uno pasar por alto otro ejemplo de conservación de la arquitectura en la plaza de La Leña. Por allí suenan el jazz en el mes de septiembre gracias a un festival, el Villamajazz, que se ha convertido en una cita irrenunciable para quienes gustan de la buena música. Nos conformaremos en este año de pandemia con disfrutar de un vino sin amenizar, pues obligado es probar los que también se elaboran en el municipio al amparo de la Denominación de Origen León. Y rumbo a Valencia de Don Juan, localidad con la que Villamañán comparte carretera y también río, el Esla. Aunque este lame Coyanza y está algo más alejado de Villamañán, es precisamente aquí donde en tiempos hicieron la presa del Esla para aprovechar sus aguas a cambio de que Valencia pagase anualmente 45,5 cargas de pan (trigo) con la condición de que no se construyeran molinos en Villamañán. Lo recuerda Javier Revilla, presidente de la Mancomunidad de Municipios del Sur de León (Mansurle) e historiador al que no se le escapa ni uno solo de los molinos que movieron las aguas del Esla. Su cauce y sus fértiles orillas sirvieron también para que en ellas se asentase población como lo hicieron inicialmente en el lugar que hoy ocupa el majestuoso castillo gótico que da la bienvenida a Valencia de Don Juan sobre un escarpe del viejo río Astura. Aquí empieza un paseo por una Coyanza que es mucho más que verano y desde él se puede avistar buena parte de la Vega que baña el río.

En el interior de su torre del homenaje merece una visita el museo que relata la historia de la fortaleza y del municipio, que es ciudad a título honorífico desde 1950. El Museo de la Indumentaria Tradicional es otro gran desconocido del que salir siempre tras haber disfrutado de la moda de hace un siglo con piezas tan desconocidas como valiosas. La oferta gastronómica es variada y el paseo por la Vía Verde que sigue el trazado del Tren Burra, obligatorio. Cabañas, su pedanía, es otro destino que visitar porque no por pequeño es menos bonito. Allí, bebiendo agua de su caño, acabamos por hoy una visita a esos pueblos que mueve el Esla.
Volver arriba
Newsletter