Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

‘De tal palo, tal astilla’

‘De tal palo, tal astilla’

OPINIóN IR

24/03/2017 A A
Imprimir
‘De tal palo, tal astilla’
Hace menos de una semana, cuando la mayoría nos disponíamos a comprar pasteles para celebrar el Día del Padre (al mío le tocó uno de zanahoria con un cursi corazón que no triunfó demasiado) una banda de energúmenos acomplejados decidieron ir a ver jugar a sus hijos de 12 y 13 años en la que estaba llamada a ser una jornada familiar y que, finalmente, se convirtió en todo lo contrario. Ocurrió en Mallorca y estaréis hartos de verlo, pero sigue impresionando. Impresiona ver cómo hay padres que deciden hacer de un juego una batalla campal. Impresiona ver cómo liquidan de un plumazo el esfuerzo, el respeto y la diversión que se entienden como valores del deporte –más aún a esa edad– para convertir el partido en una guerra de egos. Impresiona ver cómo se creen por encima del bien y del mal, con capacidad para mandar sobre el entrenador que decide sentar a su hijo o sobre el árbitro que le apercibe. Pero lo que más impresiona es pensar en la educación que recibirán los niños que jugaban felizmente al fútbol hasta que una entrada provocó la exaltación de algunos padres que decidieron que era buena idea entrar al terreno de juego a recriminárselo al culpable como si una tarjeta no fuera suficiente. Probablemente sean los mismos que se presentan con cualquier excusa en el centro escolar de su hijo para recordar a los profesores que el suyo es el mejor y no se merece un 4. Y no son casos aislados. Y, por desgracia, en un futuro suele cumplirse el refrán: ‘De tal palo, tal astilla’.
Volver arriba
Newsletter