Publicidad
De la vieja... la conseja

De la vieja... la conseja

CULTURAS IR

Carmen Gómez, la abuela de León y de Castilla y León, en las celebraciones de su 110 cumpleaños rodeada de su familia. El día 23 cumple los 111. Ampliar imagen Carmen Gómez, la abuela de León y de Castilla y León, en las celebraciones de su 110 cumpleaños rodeada de su familia. El día 23 cumple los 111.
Fulgencio Fernández | 17/01/2016 A A
Imprimir
De la vieja... la conseja
Sociedad Carmen Gómez González cumplirá esta semana, en su casa leonesa de la calle José Aguado, 111 años, los tres unos, una cifra que le permitirá ser la más anciana de León, también de la comunidad y de la Cantabria que la vio nacer.
Parecía extraña la construcción del refrán:"De la vieja... la conseja". También podía ser "del viejo... el consejo"y servía para los dos géneros, pero tal vez el refranero fuera sabio al saber que los números cantan, la gran mayoría de los más longevos de España (y de León) son mujeres. De los 150 más ancianos de España que recoge el Grupo de Investigación Gerontológica más del 80%. (el 83 concretamente)son mujeres. León también es un buen ejemplo de esta situación y entre los diez más ancianos de la provincia sólo uno es hombre, Saturnino de la Fuente... Y vive en Alicante.

De todas formas habrá que hacer caso al refrán y quedarnos, de unos o de otros, con la conseja o con el consejo. Y una observación, la del fotógrafo Mauricio Peña, que ha hecho las fotos de un buen número de centenarios y se ha quedado con una evidencia: "No hay ni un gordo, estás todos secos".

La monja omañesa Leonilda Mallo ha sido misionera en 10 países, de Angola a Perú, de Cuba a Santo DomingoA todos les repiten la misma pregunta, "el secreto de su longevidad", y ninguno tiene una respuesta contundente, la mayoría coinciden en señalar que "yo lo que he hecho es trabajar, toda la vida, y mucho". Es curiosa la explicación de su larga vida de un leonés que llegó a los 110 años, el teitador ancarés Ricardo: "He trabajado toda la vida como un burro, no me jubilé hasta los 80 años... Ahora que me pagan por comer y dormir si están esperando que me muera... van arreglados". Un buen ejemplo de la longevidad femenina es Carmen Gómez González, "la abuela de León" con sus 110 años y a las puertas de cumplir los 111, lo hará el próximo sábado, día 23, fecha en la que se convertirá en "la más anciana de León, de Castilla y León.... Y de Cantabria", pues esta mujer, con 108 años de residencia en nuestra provincia nació realmente en la localidad cántabra de Potes. "Con tan solo 3 años ya vino para León, a Salamón, el pueblo de su madre y su referencia vital, aunque la profesión de su marido, Albertino López Recio, que era secretario de Ayuntamiento, llevó a Carmen por diversos destinos de León, Extremadura o Galicia", explica su hija y ella siempre añade: "Y siempre cuidando de la famila".

Carmen pasará a ser la quinta más longeva de España, una lista que encabeza la andaluza de Puente Genil Ana María Vela, con 114 años;y con la catalana Magdalena Oliver (112 años)y el extremeño Francisco Núñez (111)por delante de la leonesa. Desde Carmen hay un salto de más de 3 años en León. Con 107 años le sigue en longevidad la berciana Antonia Gómez Vuelta, de Columbrianos, cuya memoria rescataron sus nietos al cumplir los 104 años: "Mi abuela sabe leer y escribir porque de muy pequeña, tuvo la oportunidad de ir a la escuela. Recuerda con mucho cariño a su maestra Doña Rosalía. Solo asistió durante 2 o 3 años, ya que, con tan solo 9, empieza a dedicarse al pastoreo. Durante esta etapa de su niñez en la que ya trabajaba, no dejó de formarse, y por las noches el Tío Esteban le daba clases a ella y a sus primos, de esa forma pudo completar su básica formación de escritura, lectura y cálculo". Responde bien a lo de "siempre trabajando" con una peculiaridad: "Cuando tenía solo 9 años, unos amigos de su padre comentaron en el pueblo la intención de vender un pequeño rebaño de doce ovejas. Ella escuchó esa conversación y cuando llegó a casa se sentó en las rodillas de su padre, pidiéndole por favor que se las comprara. Fue pastora de los 9 a los 16 años. Comenzó teniendo doce ovejas y terminó con más de cien. Durante esos años, los días de verano comenzaban para ella a las 5 de la mañana, y de los de invierno, recuerda sobre todo el frío terrible que pasó. Cubierta siempre por la misma capa y con unas galochas, salía cada día, daba igual que lloviera, nevara o que la niebla no le dejara ver". Es de imaginar cómo siguió su vida. Es sólo para que sirva de ejemplo de cómo fueron las vidas de muchos de los de estas listas de ancianos.

Con 9 años Antonia supo que un vecino vendía sus 12 ovejas, se las compró y a los 16 años ya tenía cien Algunas criaron muchos hijos (seis, ocho...) y una de ellas es monja, la omañesa de Vegarienza Leonilda Mallo, misionera en numerosos países: Estados Unidos, Cuba, Puerto Rico, Venezuela, Santo Domingo, Portugal, Angola, Mozanbique, Chile, Perú... que mantiene su espíritu juvenil en la actualidad viviendo en una residencia de universitario en Salamanca. Vidas de una etapa dura que resolvieron de una manera ejemplar en la gran mayoría de las ocasiones. ¡Cómo para no escuchar sus consejas!
Volver arriba
Newsletter