Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

De Congosto a Santa Marina

De Congosto a Santa Marina

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Vicente García | 19/04/2019 A A
Imprimir
De Congosto a Santa Marina
La ruta de la semana Una ruta por una carretera casi abandonada que bordea el embalse de Bárcena
Las rutas bercianas son muy diferentes entre sí, desde las altas cumbres hasta las vegas más profundas, se pueden encontrar recorridos muy variados. Además es importante señalar que los restos de las explotaciones mineras y las pocas industrias, así como los aprovechamientos hidroeléctricos y térmicos para producir energía han modificado el paisaje creando medios de comunicación y abriendo vías que con el abandono de la minería y el proyecto de abandono de las térmicas, han caído en el olvido. Lo que antaño no creaba problemas para invertir y mantener las comunicaciones, ahora resulta incómodo y gravoso, las administraciones miran para otro lado dejando perderse el amplio legado de las infraestructuras que ahora parecen no servir para nada y son absorbidas por el tiempo convirtiéndose en ruinas de lo que fueron. Ejemplos de ello hay en Cadafresnas, en el camino del Seo las construcciones para albergar a los trabajadores de las minas del wolframio, aunque no como las Médulas, que tras siglos de abandono presentan los montes arrruinados como vestigios de un pasado muy remoto.

El caso de la carretera entre Congosto y Santa Marina del Sil es uno de esos claros ejemplos. La Confederación Hidrográfica, que primero fue del Norte y ahora es del Miño y Sil, anegó al inundar el valle con el pantano las comunicaciones entre ambos pueblos y se comprometió a hacer una carretera y mantenerla. Mientras les fue interesante para su empresa la han mantenido, pero en estos momentos dicen que es inviable por lo costoso de las obras, miran para otro lado, colocan carteles y han estado a punto de cerrarla pero se han encontrado con la oposición vecinal que pide a la Confederación que cumpla sus compromisos. Y así está la cosa, la gente puede ir por la carretera, pero avisados quedan del riesgo, riesgo por los baches, por los desprendimientos, por algunos pasos muy estrechos y peligrosos. En fin, aún hay quien sigue olvidando las advertencias y se arriesga a dejar sus vehículos en el recorrido. Pero son muy pocos… Y por eso es una ruta interesante para hacer a pie.

También existía un ferrocarril, pero desapareció mucho antes y nadie se ha preocupado de ver en qué situación se encuentra, en especial los túneles.

Es de agradecer al blog rutinas varias, que tiene muy buenas rutas por el Bierzo las ideas que da sobre este recorrido, diciendo que es pueden verse cantidad de aves diversas y que es apta para hacer con niños por lo sencillo y cómodo de su trazado.

Desarrollo de la ruta

Comienza la ruta en la localidad de Congosto, tras salir en dirección norte, la carretera sube hacia la ermita de la Virgen de la Peña, mientras que la que se ha de seguir continúa de frente y comienza a verse bastante deteriorada. Se sigue con vistas al embalse de Bárcena y a su central cuyas chimeneas destacan en el horizonte. La carretera se interna en una zona de escobas, brezos y jaras que la van cerrando poco a poco con una bacheado considerable, lo que hace poco aconsejable la circulación. Sigue dando varias revueltas ya en pleno cañón del Sil, entre encinas y madroños, desde donde ya se puede ver toda la cola del embalse y al fondo el puente de la vía férrea. La carretera llega, tras unos cuantos desprendimientos y llena de lajas, al lugar donde finaliza un túnel de la vía y cruza el cauce del río convertido en pantano para continuar por otro puente que salva el arroyo de la Vidulina, donde la carretera hace una gran revuelta. En este tramo se puede elegir entre la vía o la carretera, para salir de nuevo antes de llegar al pueblo.

Se encuentra después una zona de soto cercana a la vía, aunque en un nivel más elevado, en la que se ven numerosos castaños secos en su totalidad o en alguna rama. Al final se entra en Santa Marina del Sil, localidad muy desigual, con casas nuevas y otras ruinosas o en proceso de reforma, una iglesia y los restos de lo que fue un lugar próspero, con ferrocarril y carreteras, que ahora se mantiene, aunque estén desapareciendo muchas de las infraestructuras que le hicieron prosperar.

Llama la atención la gran cantidad de castaños secos que se han visto por el recorrido y preguntando a las personas en Santa Marina cuentan que es el chancro que les ataca y poco a poco los está secando a todos «al final del invierno vemos si el chancro les ha atacado porque las ramas se secan y a veces todo el árbol se seca» dicen. Es una pena ver cómo se va destruyendo un valor biológico y alimentario que es característico de la región berciana.

Para regresar se puede bajar al apeadero y seguir por las vías hasta el final del primer puente y tras ello volver a la carretera, o bien seguir por la carretera durante todo el trayecto, el discurrir por las vías es interesante para conocer un poco el trazado ferroviario, aunque se puede pasar de la experiencia.

La vuelta es por el mismo recorrido de la ida y se van viendo las mismas imágenes, subiendo y bajando, lo que va a producir que el desnivel se duplique, ya que el efectivo son poco más de cien metros, llegando al final de nuevo a Congosto, lugar de finalización de la ruta.

Características

Zona geográfica. Oeste de la provincia de León, Bierzo.
Entorno. Bosques, matorral, praderas y pedregal.
Tipo de ruta. De ida y vuelta por carretera, y si se desea un tramo por la vía.
Inicio / fin. Congosto (También puede iniciarse y finalizar en Santa Marina del Sil.
Distancia. Aproximadamente 12 Km.
Tiempo aproximado. Entre tres y cinco horas.
Desnivel. Alrededor de 250 metros.
Dificultad. Baja.
Observaciones. Una ruta por una carretera de la Confederación Hidrográfica del Sil.
Volver arriba
Newsletter