David: "Es raro y agridulce tener que despedirse así"

David: "Es raro y agridulce tener que despedirse así"

DEPORTES IR

David Fernández realiza un lanzamiento durante su último partido en el Palacio con el Ademar. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen David Fernández realiza un lanzamiento durante su último partido en el Palacio con el Ademar. | MAURICIO PEÑA
Jesús Coca Aguilera | 11/05/2020 A A
Imprimir
David: "Es raro y agridulce tener que despedirse así"
Balonmano El lateral del Ademar señala que con la cancelación sintió "alivio por verlo lo mejor pero lástima por decir así adiós a esta ciudad y afición"
Cuatro años después de llegar a León para debutar en la liga Asobal con el Abanca Ademar, la etapa de David Fernández como jugador ademarista llega a su final tras explotar esta última campaña y ganarse con ello un hueco en el potente Wisla Plock polaco.

El ya lejano derbi frente al Valladolid del 19 de febrero, en el que renqueante de la lesión de rodilla por la que días después pasaría por quirófano forzaba para salir en la segunda parte y era decisivo en la victoria, acababa siendo su último partido con un conjunto leonés con el que obviamente se había imaginado el adiós de otra forma.

«Cuando cierras una etapa de cuatro años en la que has vivido tantas cosas y has visto lo emotivo del adiós de compañeros, te imaginas muchas veces cómo será ese último partido de liga, delante de toda la gente y habiendo conseguido los objetivos. Es raro y agridulce tener que despedirse así, pero me llevo el cariño de toda la gente», reconoce un David Fernández que reflexiona aún así sobre que «no es nada agradable para mí ni para ningún compañero, de hecho yo pienso más en Carou que cierra una etapa más grande que el resto y se lo merecía más que nadie».

«Me llevo un balance muy positivo de esta etapa. He ido de menos a más y cada año di un pasito adelante» Por ello, en el momento en el que se decide la cancelación de la liga, el lateral sintió una extraña mezcla «de alivio, porque en la situación que estábamos viviendo volver hubiera sido un problema y casi todos estábamos de acuerdo en que terminara así, y lástima porque no es la forma de dejar el Ademar que habrías querido y por tener que decir adiós así a esta ciudad y afición».

Pese a todo, de estos cuatro años en tierras leonesas se lleva un balance «muy positivo porque he ido de menos a más y cada año he ido dando un pasito, aunque el más grande ha sido este año. No obstante también eso es satisfactorio, siempre dejas mejor sabor de boca al irte si es tras un año bueno».

«El mayor cambio desde que llegué está en la madurez, en cómo superar los momentos en los que las cosas no salen» ¿El mayor cambio del David Fernández que llegó desde Valladolid hace cuatro años al que se va ahora a Polonia? Lo ve «en la madurez, en cómo superar los momentos complicados en los que las cosas no salían bien», quedándose como lo mejor de esta etapa «con el vestuario tan unido y que era una pequeña familia que he encontrado aquí y del que me llevo amigos para siempre», mientras que lo peor lo ve «en algunas lesiones, porque al final las victorias y las derrotas forman parte del aprendizaje de un jugador y hay que saber afrontarlas».

«Fue muy complicado el tomar la decisión de marcharme, más con la temporada que estaba teniendo es la que llevaba soñando los tres años anteriores y estando feliz en todos los aspectos, pero a veces hay que mirar más allá», recordaba David, que tiene claro que aún habiendo sabido con anterioridad la actual situación con el coronavirus «no habría cambiado mi decisión, ya que además en Polonia lo tienen muy controlado y estaría incluso más seguro».

Además, ante la bajada de presupuestos que la ausencia de público hasta 2021 puede provocar en muchos clubes, de momento desde el Wisla le han «dicho que todo está normal y sin cambios. Una vez que se canceló la liga se puso en contacto su entrenador conmigo, que antes quería que siguiera con la cabeza en León, y me transmitió tranquilidad».

«Estos días juego a la Play, veo películas, doy clases de baile y estudio inglés, que con el polaco no me atrevo» Curiosamente, tanto su nuevo club como el Ademar serán rivales a la hora de las invitaciones para la ‘Champions’ que dará la EHF, confiando David en que «ojalá sea para los dos y podamos reencontrarnos y mira, aunque sea con otra camiseta, así podría despedirme del Palacio».

Eso se sabrá en los próximos meses. De momento David, que vio «frenada en seco» su recuperación al tener que empezar a cosas en pista, continúa en León, donde ha pasado el confinamiento «intentando pasar el mayor tiempo posible ocupado» y sin llegar en ningún momento «a aburrirme. He visto películas, jugado a la Play, dado clases de baile o estudiado inglés que será imprescindible de cara al año que viene, que con el polaco no me he atrevido».
Volver arriba
Newsletter