Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

"¡Dale calor a la causa!"

"¡Dale calor a la causa!"

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 22/01/2019 A A
Imprimir
"¡Dale calor a la causa!"
La expresión es de un ilustre presidente de Junta Vecinal –el presidente del pueblo, para entendernos– que pasó muchos años de su vida queriendo ostentar este privilegio. Le llegó la gloria ya veterano pero no por ello con menos ganas, todo lo contrario, por eso tenía las puertas abiertas a todas las ideas, a todas las iniciativas, a todas las propuestas. Escuchaba, se mesaba la barbilla en un gesto muy suyo y a continuación te daba el asentimiento con esta expresión que no dejaba ninguna duda: «¡Dale calor a la causa!».

– Hace falta dinero.

– Se busca. Tú dale calor...

Y al día siguiente se ponía el traje, el sombrero y los zapatos de charol y para León a buscar fondos. Bien es cierto que no siempre con éxito, en esos días que asentaba el fracaso en el libro de cuentas: «Por bajar a León y no hacer nada... 5.000 pesetas».

Es importante darle calor a la causa, animar las iniciativas, pues acaban siendo el antídoto contra la monotonía, las tardes aburridas, las horas perdidas ante la tele. Que se lo pregunten a las mujeres de Villademor, que cambiaron las horas que tenían que ser de aburrimiento por otras de entretenimiento, de tradición, de vida al calor de la pandereta.

Y la gala final con lleno hasta la bandera y con un pos-concierto para grabar, en verso, como lo contaba un poeta local sin perder ni una rima y con un paisanaje que sabe que «hasta San Antón... Pascuas son».
Volver arriba
Newsletter