Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Culturas

Culturas

OPINIóN IR

19/05/2019 A A
Imprimir
Culturas
La cultura, por lo general, no suele asomarse a los debates electorales, ni siquiera a las declaraciones aisladas de la mayor parte de candidatos y candidatas. Y cuando lo hace, rara avis, más valiera guardar silencio o sentarse antes al lado de los actores culturales y escucharlos. Ese diálogo, casi inexistente, debiera ser la primera medida del programa.

En reciente rueda de prensa, una de las candidaturas locales, quizá la única no obstante que se ha pronunciado con una aparición directa y exclusiva sobre la materia, volvió de nuevo sobre la declaración de León como patrimonio de la humanidad y apostó por su designación como capital cultural europea. Compartámoslo o no, esa no es la cuestión que se ventila al elegir un gobierno municipal. Puede ser un objetivo, ciertamente, pero lo que se debe proponer para ser evaluado con el voto es qué hacer en la gestión doméstica y cotidiana para alcanzarlo. O de otro modo: el maná no llueve, se gana. Y, claro, ahí es donde aparecían los vacíos y sobraban los tópicos en la comparecencia indicada.

Choca esta vacuidad política con la efervescencia cultural ordinaria, generosa e inabarcable, producto casi siempre de iniciativas al margen de las administraciones. O con ellas, tanto da, pues al final no les queda otra que subirse a un carro fecundo, aunque con cicatería. Choca también porque será la cultura, no otra dimensión de la actividad política, la que determinará el futuro que nos haya de ser. Y sobre todo la cultura general, es decir, «el saber que permite a un individuo construir su propio criterio, analizar asuntos diversos y responder con éxito en diferentes facetas de la vida. Dicha cultura puede construirse a partir del estudio sistematizado, de la educación informal y de la experiencia adquirida a lo largo de los años». Pero su lugar, ay, lo ocupa ahora una supuesta cultura generalizada a través de la simpleza, la uniformidad o el escaparatismo, como los titulares a que dio lugar la rueda de prensa de la que hemos hablado.
Volver arriba
Newsletter