Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Cultural 3 - Salamanca 1: 'Sin brillo, pero con chispa'

Cultural 3 - Salamanca 1: 'Sin brillo, pero con chispa'

DEPORTES IR

Ampliar imagen
Jorge Alonso Macía | 06/12/2019 A A
Imprimir
Cultural 3 - Salamanca 1: 'Sin brillo, pero con chispa'
Segunda División B Sin convencer, la Cultural se agarró a dos acciones aisladas para superar a un Salamanca que hizo sufrir a los leoneses hasta el final / Los culturalistas recuperan la segunda plaza
Hay veces que el fútbol no entiende de razones ni de motivos. Porque este viernes la Cultural mostró la que seguramente fue su imagen más gris en el Reino de León, hizo menos méritos de los que acumuló en sus derrotas previas... pero se reencontró con la victoria, volvió a presumir de pegada e incluso pudo recuperar la segunda plaza y recortar puntos con el liderato.

El mundo al revés para un equipo leonés que logró un resultado final mucho más abultado de lo que se vio durante el partido. De hecho sufrió el conjunto de José Manuel Aira hasta el final, cuando fue capaz de sentenciar el encuentro a la carrera aprovechando unos espacios que no permitió antes un Salamanca muy serio y difícil de superar.

Y es que apenas cambió nada Aira en su planteamiento a su regreso al Reino a pesar de dos semanas consecutivas con derrota lejos de él. Eric Montes ocupó el lugar de Alfonso con un gran partido con el que reclama continuidad y Gudiño, tras cumplir sanción, entró por Luque dejando por tanto dos extremos claros tras lo ocurrido en Zorrilla.

La Cultural sufrió en el tramo final de la primera parte y Leandro tuvo que intervenir ante Rafa MellaLe costó mucho a la Cultural sentirse cómoda sobre el césped. Acumuló el Salamanca de Larrazabal mucha gente por detrás del balón, buscando el equipo leonés el desequilibrio desde atrás en la figura de un Roberto Fernández capaz de superar rivales con cierta facilidad. No tardó el equipo leonés en tener ocasiones, con una buena combinación a los 5 minutos entre Gudiño y Menudo que no alcanzaba a definir Dioni dentro del área.

Mandaba la Cultu aunque sin tener demasiada claridad en el último cuarto de campo mientras que el Salamanca, acompañado por cerca de medio millar de aficionados en el fondo norte, iba de menos a más hasta el punto de despertar la tensión en el Reino. Porque durante un tramo de la primera mitad, la Cultural renunció al balón ante la imposibilidad de hacer daño con él y eso le dio al Salamanca alas para generar peligro real sobre la portería de Leandro, al que apenas había inquietado antes a la contra.

El guardameta culturalista salvó hasta en dos ocasiones a su equipo, prácticamente consecutivas y con el mismo protagonista en los charros, Rafa Mella. Dos buenos disparos del extremo encontraron la respuesta del portero, muy tapado. Fue suficiente eso para escuchar los primeros murmullos, si no pitos, en la grada del Reino de León.
Impaciencia ante un equipo que parecía repetir los mismos errores en ataque, pero que al menos, mantenía su fiabilidad defensiva. Con esa inquietud llegó el partido al descanso, confiando en una segunda parte en la que la Cultural volviera a ser la habitual en casa.

Y lo cierto es que salió el equipo leonés con otro aire de los vestuarios. Vistos los problemas del tramo final de la primera parte quiso la Cultural hacer daño con el balón y sin lograrlo en los primeros minutos, al menos aseguró no sufrir atrás. Con el Salamanca muy bien ordenado trataba de encontrar el equipo leonés la manera de crear peligro siempre por las bandas confiando en que Gudiño o Kawaya cambiaran su actuación gris de la primera mitad.

Y vaya si lo hicieron. Una gran acción que partió de Leandro llevó el balón de lado a lado hasta que el argentino encontró en su centro al belga en el segundo palo. En el que seguramente estaba siendo su peor partido de la temporada, Kawaya fue capaz de demostrar el por qué es tan determinante. En una baldosa desequilibró a Carpio y superó a Andrés Sánchez en su salida con un trallazo. El extremo se señalaba el escudo en la celebración en toda una declaración de intenciones que cambió en un segundo cualquier crítica que pudiera haber recibido de la grada por elogios.

Cambió el gol el partido y es que el Salamanca se vio obligado a estirarse para regocijo de un equipo culturalista con ganas de correr. Solo Amaro, justo después del 1-0, tuvo una ocasión clara para devolver el empate al marcador y si bien la sensación nunca fue la de tener el partido controlado, la Cultural sí se encontró mucho más cómoda atrás con Rodas liderando la zaga.

Kawaya, en una acción individual, decantó el partido para los leoneses, que con Pichín mejoraronAdemás, en ataque el banquillo volvió a servir de agitador para el equipo. En esta ocasión fue Dani Pichín el encargado de hacerlo, siendo finalmente decisivo en el triunfo. Y es que el extremo madrileño tardó en entrar en el partido, pero cuando lo hizo fue para regalar el gol que parecía de la sentencia. Menudo robaba un balón y lo ponía en la carrera del ex de la Ponferradina, que con un sutil toque se la dejaba a Dioni en la cabeza para que éste la empujara e hiciera el 2-0.

Parecía respirar el Reino con el tanto celebrando un nuevo triunfo, pero nada más lejos de la realidad, ya que el Salamanca no iba a bajar los brazos. La entrada en el campo del exjugador del filial culturalista Altube renovó el ataque charro y permitió a Ángel Sánchez gozar de una libertad que supondría el 2-1. El extremo encontraba un pasillo entre Aitor y Rodas y su disparo lo tocaba lo justo Castañeda para desviarlo y evitar que Leandro lo alcanzara recortando distancias aún con 10 minutos más el descuento por disputarse.

Con Antonio Martínez en el campo mucho tiempo después buscando aprovechar un partido que se había convertido ya en un correcalles con el Salamanca volcado, la Cultural pudo matar el encuentro hasta en tres ocasiones y, aunque no sufrió excesivamente en defensa mostrándose muy firme en las acometidas visitantes, lo pasó mal hasta el descuento.

Kawaya y Dani Pichín hasta en dos ocasiones malograban sendos contraataques que no encontrarían premio hasta prácticamente el pitido final, cuando el extremo madrileño sí acertaba a superar a Andrés Sánchez en el uno para uno y confirmaba tres nuevos puntos para la Cultural. Sin brillo, pero con chispazos, le valió a los leoneses para redimirse de los últimos 15 días. Ahora, toca pensar ya en acabar con los fantasmas lejos del Reino. Tudela espera.
Volver arriba
Newsletter