Publicidad
Cuarentena Cultural (XXVI)

Cuarentena Cultural (XXVI)

CULTURAS IR

Ampliar imagen
L.N.C. | 14/05/2020 A A
Imprimir
Cuarentena Cultural (XXVI)
Reseñas Los redactores y colaboradores de La Nueva Crónica ofrecen una serie de propuestas para cultivar el espíritu durante el tiempo que dure el confinamiento

La recomendación de Joaquín Revuelta


Cine: La modernidad de los clásicos
Dentro de las incontables colecciones que te ofrece la plataforma de contenidos Filmin he reparado el pasado fin de semana en dos clásicos que hacía tiempo que no veía y cuya revisión ha vuelto a proporcionarme una enorme satisfacción. Son referentes indiscutibles en sus respectivos géneros, la comedia dramática en el caso de ‘¡Qué bello es vivir!’, realizada por Frank Capra en 1946, y el western en el caso de ‘La diligencia’, primer gran título de la copiosa filmografía que John Ford dedicó a un género considerado menor pero que el maestro ha hecho considerablemente mayor, no solo por su magisterio a la hora de rodar las secuencias de acción –la persecución a la diligencia de los indios apaches (en realidad indios navajos) capitaneados por Gerónimo resulta hoy tan espectacular como la carrera de cuadrigas de ‘Ben Hur’, de William Wyler– como la incorporación del componente psicológico en las atormentadas personalidades de algunos de sus protagonistas, que en el caso de Ethan Edwards de ‘Centauros del desierto’ es digno de estudio, así como la coralidad y diseño de personajes de que hace gala ‘La diligencia’, con secundarios de lujo como Thomas Mitchell o Donald Meek, que enriquecen en todo momento una narración sustentada en el encuentro con el destino de Ringo Kid (John Wayne) en Lordsburg (Nuevo México) y la esperanza de una nueva vida de la prostituta Dallas (Claire Trevor), protagonistas ambos de una de las declaraciones de amor más bellas que este cronista recuerda en la gran pantalla y en un anochecer de estudio excelentemente iluminado por el genial Gregg Toland, el también operador de ‘Ciudadano Kane’, a quien Orson Welles escogió precisamente después de ver hasta en 30 ocasiones ‘La diligencia’.

El otro título imprescindible para cualquier aficionado al cine es ‘¡Qué bello es vivir!’, un cuento de Navidad agridulce que refleja el gran cambio operado en su director Frank Capra tras sus experiencias en el frente durante la Segunda Guerra Mundial. James Stewart está perfecto en el prototipo de americano medio que tiene que renunciar a sus sueños para ayudar primero a su familia y después a la pequeña comunidad de Bedford Falls a través de la pequeña compañía de empréstitos que pusiera en marcha su padre y de la que tiene que hacerse cargo tras su muerte, renunciando así a sus estudios en la universidad. De nuevo aparece Thomas Mitchell en otro memorable rol secundario tan solo superado por el usurero Henry F. Potter que interpreta con la maestría habitual Lionel Barrymore, así como Henry Travers en el papel de Clarence, el ángel de segunda clase al que encomiendan la misión de hacer desistir a George Bailey del suicidio, haciéndole ver en qué se hubiera convertido Bedford Falls si él no hubiera existido.
Volver arriba
Newsletter