Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Cualquier hueco es trinchera

Cualquier hueco es trinchera

A LA CONTRA IR

Ampliar imagen
| 08/01/2020 A A
Imprimir
Cualquier hueco es trinchera
El viejo dicho es más largo y más acorde con estos días de palabras gruesas, frases grandilocuentes y exabruptos verbales para tener medio minuto de gloria en su grupo de ‘wasap’, siempre tan afín como dispuesto a reír las gracias.

«En tiempo de guerra... cualquier hueco es trinchera», reza el dicho completo. Pero tampoco es necesario que estemos en guerra para que la imaginación haga del hueco una trinchera, que sería tanto como decir que de cualquier rueda hagas carretillo.

Hacer del hueco trinchera es tan sencillo como dejar la llave debajo del felpudo cuando marchas a dar un paseo pues todos los que conocen la casa saben que está allí y, si no estuviera, mira para los tiestos que haya cerca pues entre la tierra de alguno está posada la llave.

Hacer del hueco trinchera es tan sencillo como que la cornamenta abandonada en el monte de cualquier ciervo sirvan de perchero con numerosos brazos para sombreros, chaquetas y paraguas; que el trillo caído en desuso sea mesa o, mucho más artístico, armario rematado en arco; que la lata de kilo de sardinas sirva para pesar los cereales; que la vieja lata de lata del Cola Cao sea costurero lleno de agujas y dedales... o que en hueco a la espera de inquilino que está al lado del nicho familiar guardes todo aquello que necesitas cuando visitas a los tuyos.
Volver arriba
Newsletter