Publicidad
Crotales y escafandras

Crotales y escafandras

OPINIóN IR

27/06/2021 A A
Imprimir
Crotales y escafandras
Lo dijimos hace unos cuantos años, nada más abrir el Musac, y nos pasó como a todos los adelantados a su tiempo: nadie nos hizo caso. La ruralidad siempre estuvo muy ninguneada.

Ya le pasó al ayuntamiento de Matallana cuando quiso abrir una tienda de escafandras y fue el Gobierno y no trajo la Escuela de Pilotos cuando se enteró, solo faltaba, que se hiciera rico el único ayuntamiento que estaba en manos de los comunistas, y eso que entonces no eran tan malos como ahora.

Y ya dijo la mi Juanita la de Pontedo: «Es que las escafandras no nos van a traer nada bueno». Que ya se lo explicó a don Julio el de Llamazares aquel día que fue a cenar y nada más que le abrió la puerta y le vio allí 'plantao' le dijo:

– ¿Pero cómo venís hoy?, teníais que haber venido ayer, que tuve una cena de veinte astronautas.

– ¿Con sus escafandras?; le preguntó curioso don Julio el de Llamazares.

– ¿Pero tú qué dices, con las escafandras? ¿No ves que son americanos, que son gente muy decente?, qué iban a venir con las escafandras, venían con sus señoras, cada uno con la suya.

Parecía una tontuna, pero fue pasando el tiempo y se ha descubierto, con estudios y estadísticas y todo, que Juanita estaba en lo cierto, que los americanos son gente decente, que los que son muy de andar con las escafandras son los leoneses, que ya lo dice la noticia que recoge la nuestra La Nueva Crónica: «León es la segunda capital de provincia de toda España con mayor concentración de infieles»; en lleunés, que hay querencia a escafandras, que diría la mi Juanita.

Y vuelvo al suco que me esnorté nada más arrancar y no volví. Lo del Musac. Cuando abrió bajamos una comisión del Grupo de Filósofos de lo Rural Sin Obra Publicada a ver qué teníamos nosotros que ofrecer y pronto vimos por dónde le entraba el agua al coco y le dijo Farraperas a doña Silvia Clemente: «Aquí lo que quedaría que ni pintado es una exposición de crotales de vaca casina». Dijo que no lo veía pero ahora nos llaman a ver si todavía tenemos los crotales.

Y, ya de paso, si no tendremos a nadie desocupado para que sea director.
Volver arriba

Newsletter