Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Cristina González

Cristina González

OPINIóN IR

23/05/2019 A A
Imprimir
Cristina González
Es mujer. Es joven. Es decidida, se atreve y da un paso al frente. Lo hace en su pueblo, en el que la tradición marca que «las cosas siempre han sido del mismo palo, el partido popular ha gobernado al menos los últimos 30 años». Casi nada, toda la vida de Cristina y aún más. Aun así, con sonrisa, aire desenfadado y con muchas ganas, el próximo domingo irá a votar en Joarilla y lo hará con una papeleta con su nombre encabezando una lista alternativa a la que siempre ha ganado.

Esta joven estudiante universitaria quiere formar parte del grupo de los que deciden hacer cosas en lugar de esperar a que sean otros quienes las decidan y las hagan. Quiere actuar para condicionar el futuro, el futuro de su pueblo y de sus gentes. Sabe que solo si ella, y otros muchos como ella se ponen al frente, pueden proponer y hacer cosas diferentes que consigan hacer atractivo para las generaciones nuevas el quedarse en el pueblo y cerrar así la sangría poblacional que en los entornos rurales lleva décadas produciéndose de manera masiva.

Cuando todos los partidos hablan de favorecer la permanencia en el entorno rural, poco o nada hacen de manera efectiva para conseguirlo. Para atreverse a formar una familia y permanecer en un pequeño pueblo se necesita seguridad a la hora de disponer de los servicios básicos: escuela pública, consultorio médico, telefonía con cobertura y gigas que hagan viable el trabajo telemático, asistencia domiciliaria, comercio, transporte público o a la demanda con horarios coordinados con servicios y necesidades que solo se encuentran en los grandes núcleos de población. Se necesita todo aquello que desconocen desde las moquetas madrileñas, vallisoletanas, o leonesas capitalinas, que en todas partes se cuece centralismo.

Cristina dice viene con un equipo que tiene ganas de «mojarse» por su pueblo. Ojalá que el próximo domingo reciba un chaparrón de votos que la coloquen al frente de su municipio ¡Qué bonito sería verla presidir un pleno municipal con su camiseta desenfadada del Rey León!
Volver arriba
Newsletter