Publicidad
Corullón suspende la "enxendra" pero abre una asociación agroalimentaria

Corullón suspende la "enxendra" pero abre una asociación agroalimentaria

EL BIERZO IR

La floración de los cerezos se ha convertido en un momento único para el turismo en Corullón, el pequeño Jerte. | ICAL Ampliar imagen La floración de los cerezos se ha convertido en un momento único para el turismo en Corullón, el pequeño Jerte. | ICAL
Mar Iglesias | 21/03/2020 A A
Imprimir
Corullón suspende la "enxendra" pero abre una asociación agroalimentaria
Agroalimentación La agrupación es el primer paso para crear una cooperativa de productores y nace con 24 socios/ El paseo anual por la floración del pequeño Jerte berciano no podrá realizarse
Los cerezos florecen ajenos a lo que pasa, porque la primavera se acerca y deja su gesto en la caricia de los árboles. Corullón quería darle la bienvenida invitando a ver la floración del árbol que, en los últimos cinco años ha potenciado con varias iniciativas, pero ha tenido que bajar la cabeza.

El estado de alarma no permite que se celebre la anunciada «enxendra da cireixa» que se ha realizado en los últimos años y que este volvía a convocar a caminar las dos rutas que tiene el municipio para ver sus cerezos en flor y también actividades que relacionaban el fruto con la apicultura.

No podrá ser, pero este año Corullón ha dado pasos delante de la mano de la cereza. Ya en 2018 pretendía aupar una cooperativa para desarrollar ese producto, una de las marcas de garantía de las siete bercianas, la última en llegar y una de las más delicadas cuando el tiempo no está de su lado.

Este año y hace algo más de un mes Corullón ha apadrinado la creación de la Asociación Agroalimentaria de Corullón, un grupo que se echa a andar con 24 productores del municipio, unidos con el fin de sacar al mercado sus productos agrícolas, además de la cereza, la castaña.

El Consistorio ha apoyado a esta agrupación equipando un local para su inicio de actividad, con maquinaria adecuada para poder hacerlo. Esa será la prueba de fuego para comprobar si la idea de la cooperativa que lleva dos años fraguándose puede funcionar.

El Consistorio lleva cinco años poniendo en marcha iniciativas que ayudan a incrementar la producción de cerezas y castaños con campañas que incentivan la plantación. En el caso de los cerezos ha entregado árboles para plantar dentro de la idea ‘Mil cerexais’.

Eso hace que el municipio se haya subido al carro de este proyecto y cuente ya con 250.000 kilos de producción, la mitad de lo que se prevé para considerar el sector una pata básica de desarrollo del municipio. Mientras, la producción sigue creciendo y la agrupación va poniendo las baldosas para llegar a la cooperativa, Corullón sigue sumando ideas y ha decidido sumar al castaño y a la cereza el olivo.

El desarrollo de los dos primeros hace que este año se haya decidido que la campaña de los mil árboles se dedique a incrementar las plantaciones de olivos, que serán los árboles que se entreguen desde el Ayuntamiento con el fin de que, en cinco años, como ha pasado con la cereza, haya una producción potente de aceite salida de los olivos de Corullón ya.

La agrupación de productores ha tardado un año más de lo esperado, por los pasos burocráticos a dar, pero es fundamental para dar paso a la cooperativa y poder comercializar sin intermediarios que siguen siendo una traba para los pequeños productores.

En 2018, el regidor, Luis Alberto Cobo aseguraba que con una decena de productores estaría satisfecho para sacar adelante el proyecto y han sido 24, aunque en la primera reunión en la que se presentó la propuesta fueron 70.
El camino está trazado y la idea sigue adelante con la intención de que, en 10 años, se consiga tener una producción de 500.000 kilos de cerezas.

En 2018, Corullón tenía más de 50 productores de cerezas que cultivaban también otros productos. Plenamente a la cereza se dedicaban tan solo seis que sumaban una producción de alrededor de los 8.000 kilos. Anualmente la producción que salía de Corullón era de 250.000 kilos, pero se ha incrementado con la iniciativa de las plantaciones nuevas.

De nuevo, los productores vuelven a mirar al cielo porque los expertos advierten que cuando la floración se acelera, como es el caso, corre más peligro. De nuevo las heladas pueden sentenciar la cosecha como ha pasado en los últimos años por lo que la Asociación Berciana de Agricultores, ABA sigue reclamando subvenciones para colocar sistemas antiheladas y antigranizo para no estar destinados al albur del cielo.
Volver arriba
Newsletter