Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Corro de San Pedro: Balilla salió más rápido de lo que creía

Corro de San Pedro: Balilla salió más rápido de lo que creía

DEPORTES IR

Santi El Míster regresó a la categoría de ligeros después de cuatro años ausente... Se metió en la final, pero Víctor Llamazares sigue estando intratable. | SAÚL ARÉN Ampliar imagen Santi El Míster regresó a la categoría de ligeros después de cuatro años ausente... Se metió en la final, pero Víctor Llamazares sigue estando intratable. | SAÚL ARÉN
Fulgencio Fernández | 17/07/2019 A A
Imprimir
Corro de San Pedro: Balilla salió más rápido de lo que creía
Lucha Leonesa El veterano luchador de Moscas ganó su primer corro para su sorpresa y favorecido por la lesión de Moisés, Víctor no falló
«Aquí juega cualquiera» repiten los luchadores al ver el estado del césped, perfecto, ciertamente. Hasta que algún futbolero les baja de la nube: «Aquí lucha cualquiera. Y no lo estoy viendo». Haya paz. Que la verdad es que el cuidado césped no es el mejor para la lucha, que resbalaban «los descalzos».

Son los inicios de temporada propicios para todo. La primera sorpresa es volver a ver a Santi El Míster en ligeros «después de cuatro años». Sus dos niños le rodean, le piden que gane y el de Cistierna se pone manos a la obra. Sin tonterías, como hace él. Y se mete en la final, no dando ninguna opción en semifinales a Jesús el de La Braña, que había tirado a Javi Oblanca en las previas.

Arce: No me gusta ganar así y además hoy me encontraba muy bien, tenía ganas de lucharlePero en la final le esperaba Víctor Llamazares y Santi ya les dijo a los chavales que era una tarea complicada. Lo intentó, no se le puede negar, peleó el agarre, las medias y no se rindió, pero Víctor tiró de repertorio y es mucho el que tiene, tanto que el escéptico anterior ya concedió: «Ahora ya he visto lucha», ante la primera de Víctor. Santi también se mostraba satisfecho: «Firmo la final todos los días, algún corro caerá».

Y otro que firmaba la final era Diego Arce, ya en medios, que la luchó en Camposagrado. «Hombre, la firmo, pero yo quería ganar algún corro este año. Y se metió en la final... pero eso ya es correr mucho, por más que Diego sea El Balilla.

Hubo mucha batalla en este peso. Combates de una dureza que auguran un año competido. El gran favorito, Moisés, actual campeón, se las tuvo muy tiesas con el prometedor Adri en las previas. Estuvieron a caída y media cuando La Roca Moisés pegó el último tirón y siguió camino. Pero iba ‘sobao’.

No se lo puso fácil el bombo y en semifinales le esperaba un Lixer que está impresionante. Y otra batalla sin tregua. De nuevo a caída y media y pasa Moisés... Pero muy sobao. Más bien lesionado. Tanto que no pudo salir a la final, ni siquiera a levantar la mano de un Balilla que se proclamó campeón antes de lo que esperaba.

Sin embargo: «Ya gané uno, cierto, pero no me gusta nada ganar así. Y, además, hoy me encontraba muy bien, tenía ganas de agarrarme con Moisés o con quien fuera».

La verdad es que Arce guerrero lo es. Y mucho. Se le puede creer. Queda mucha liga para verlo.

Tomasuco regresa para ganar pero reconoce que llega «la insurrección»


Tomasuco regresó a semipesados. Rubo, como anunció, se queda en este peso. Sansón vive en él. Liquete bajó. Rodri no se va a otro peso, Guiller no es mano... Ojo a semipesados, queviene fuerte. Y estaban todos. Y a las primeras de cambio el bombo dice que Rubo-Tomasuco. Eso es un primer plato fuerte y no decepcionan, nada más agarrarse van uno por el otro, la grada aplaude sin que haya caída, la
entrega y la calidad. Pero Rubo remata dos caídas, una entera y media para él, la segunda muy protestada por la grada que pedía entera. Y a Tomasuco sólo se le puede perdonar la vida una vez, después se revuelve. Y lo hizo. Remontó y mandó a Rubo, que no dijo ni una palabra de protesta, como siempre, a casa.

Más allá de las decisiones arbitrales es interesante la visión de gente como Nacho: «¡Qué bueno! ¡Cómo se dieron! A ver qué pasa en semipesados». A ver. Y ojo a Sansón. Eterno y poderoso Sansón. Dejó a Rodri en la cuneta con su hidráulico y se vio en la final con el citado Tomasuco, al que dio una media inicial que abrió la puerta de la incertidumbre... que no se materializó, a Tomasuco sólo se le puede perdonar una vez. Y remontó. Y ganó. Y ya está aquí. Pero no se fía: «El año está muy complicado», reconoce, «te tocan dos fuertes y llegas muy tocado».

Catorce en pesados y todo muy abierto. Regresa Caberín, que se reconoce nada luchado a aventura, «dos costaladas y para casa». Cristian quiere arrancar desde el principio peleando el título.Todo parece abierto.
Volver arriba
Newsletter