Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Corro de Riaño: 'La Perla pide mar (o ‘su’ tierra)'

Corro de Riaño: 'La Perla pide mar (o ‘su’ tierra)'

LUCHA LEONESA IR

Un instante del corro de Riaño. | MAURICIO PEÑA Ampliar imagen Un instante del corro de Riaño. | MAURICIO PEÑA
Fulgencio Fernández | 19/08/2019 A A
Imprimir
Corro de Riaño: 'La Perla pide mar (o ‘su’ tierra)'
Lucha leonesa Nuevo combate para la videoteca entre Tomasuco y Rodri con victoria este domingo para el de Cistierna, que se lleva el corro de Riaño
Los corros de esta Liga de Verano 2019 tienen un momento especial, de mucha magia. Se nota en la grada, pues se hace el silencio u, otras veces, se desata un aplauso espontáneo antes de que se agarren los protagonistas, que son, ya lo han imaginado: Tomás González, Tomasuco de La Vecilla, y Rodrigo Fuentes, La Perla de Cistierna que otras veces es de Prioro, la tierra de su madre. Ayer era más de Prioro y, sin duda, quien luchaba en casa, por más que Tomasuco nunca es un luchador ‘enemigo’, como se comprobó en el aplauso agradecido cuando se entregaron los premios.

Le hacen falta a la lucha ‘duelos’ como los de Tomasuco y Rodri, que recuerden a los de Héctor y Clemente, Tasio y Javi Ponga... Que llevan tensión a la grada. Ayer se notó en Riaño, donde se recuperó una vieja leyenda, la de que este corro «calienta la tartera», que su techo multiplica la bronca. Fue en una de las caídas que los árbitros le dieron media a Tomás y se desató la furia de los pitos, gente de pie, protestas... la tartera.

Cuando los árbitros fueron a la mesa, convencidos de que habían piado bien, se preguntaban.
- ¿Qué pasa? ¿porqué pitan?
- Porque les de la gana, están en su derecho y lo ejercen.

El combate fue de los más igualados entre ellos. Tomasuco iba a por el corro, otro más, Rodri decidió mezclar el arte de la pelea de La Perla con enfoscarse en la batalla, pleitear las medias, agarrarse en ese modelo que llaman uncirse, que se vea la tensión en los brazos... lo que no impide mañas de bella factura, pues les sobra clase a los dos, y caídas en las que se podría pitar casi todo, lo que levanta a la grada, que tanta falta hace.

No se dieron tregua La Perla y Uco. Nada más que sonaba el silbato se abría la batalla y se adelantó Tomás con la media de las dudas, empató Rodri en segundos con otra parecida, Tomás otra... una entera para Rodri de las que el suelo tiembla y otra para el fin. No era cuestión de mañas, no fue el combate más bello de los suyos, pero sí de batalla, de ganas. A Tomasuco le apetecía Riaño, a todos los grandes les seduce la magia del nombre de este pueblo. Rodri sabe que La Perla pide mar y al lado estaba lo más parecido, pero sobre todo estaba su tierra, le tira, el fallecimiento cercano de su abuela, a la que no pudo honrar en Prioro. Y La Perla sumó el mar y su tierra. No era el final, en la final le esperaba Liquete, pero no estaba el de Cistierna a trabajar para empresa ajena, en pocos segundos solventó lo que le restaba para completar, miró al cielo de Tancia, cogió en brazos a un niño que llevaba un cinto de luchador donde se leía Rodrigo, miraba a una grada entregada y se le veía en una nube, la del sueño conseguido.

Y Tomasuco le ofreció sincero su mano de rival irreductible.

La isla de los supervivientes


«Ayer te dije que era casi imposible tirar a Moisés, hoy te quito el casi». Lo dice sincero David Flecha después de luchar su segunda final consecutiva con La Roca de Cistierna. No le vé resquicio por el que entrarle al potente luchador de La Fabricona de Cistierna. La verdad es que impresiona Moisés, cuando pega esos golpes de cadera parece capaz de enderezar la torre de Pisa.

Si semipesados tiene la magia del Tomasuco-Rodri, medios ofrece una serie de combates para disfrutar del cuerpo a cuerpo, a cuerpo a tierra si es contra Moisés. Ayer pronto se vieron las caras Moisés y Adri, el de La Sobarriba no es de los que se achanta y aceptó la batalla abierta, con las armas que Moisés quiera, hasta el punto de darle caída y media, por una de La Roca, cuando llegó el golpe definitivo, pero estaba reventado el de Cistierna, tanto que fue a la mesa a ver quién le tocaba después: «Guillermo Bulnes». No dijo ni una palabra, jamás dice casi nada. Lo solventó y se fue a una nueva final con Flechina, que explicó cuál era la situación. «Imposible».

Víctor y Moisés abrieron la tarde confirmando su condición de grandes favoritos y el joven Varona sufre una lesión grave Hubo más detalles. Busi subió a medios y tiró a Sergio, Samuel Sánchez y Carlos el de Velilla, ante el que nos regaló una mediana de las que «pagan el viaje», para caer en la semifinal con Moisés, chocar con la misma Roca.

El momento duro del entretenido medios llegó con la grave lesión en la muñeca —fractura seguramente— del joven Lucas Varona. La cara pálida que se le quedó a su rival, Guillermo Bulnes, lo decía todo. Una pena para este chaval que había devuelto la ilusión por tener un gran luchador en Taranilla. Lo será, ánimo.

El Moisés de ligeros es Víctor Llamazares, El Hombre tranquilo de Valderrueda, que pocas opciones dio a sus rivales pues concedió media caída en toda la tarde. Sin Busi en liza, al que mandaron a medios las comidas y las fiestas, las miradas se posaron en los Fierro II, El Míster... Pero los dos cayeron nuevamente ante el de Valderrueda, el más fuerte de los que llegaron a esta última cita, que bien podría llamarse con nombre de reality ‘La isla de los supervivientes’, por el agua al fondo y los resistentes.

Morín estaba por la labor de repetir gesta, pero Álex no y ganó Caberín

En pesados se fueron espectadores, empezaba a hacer frío y habían disfrutado hasta entonces. Los que quedaron recibieron con un cariñoso aplauso al luchador local, El Morín de Riaño, al recordar la mesa su gesta del luchador más longevo.

Y el de Riaño iba con ganas de repetir gesta, nuevamente se veía bien, pero quien no estaba por la labor de que repitiera fue su rival en la semifinal, Alejandro Fernández, Alex el de San Vicente, ese chaval del que tantos aficionados esperan que explote de una vez. Se deshizo de Morín con facilidad, no le dejó buscar «su pierna buena» comon había hecho con Albertuco y fue el del Condado quien marchó directo a la final para medirse con Caberín.

Allí se colapsó, no parecía el mismo de antes o Caberín sigue siendo mucha faena para una tarde. O las dos cosas pero no está mal es segundo puesto para el final de este maratón de supervivientes.
Volver arriba
Newsletter