Publicidad
Corro de los campeones: 'Y el supercampeón fue el subcampeón'

Corro de los campeones: 'Y el supercampeón fue el subcampeón'

DEPORTES IR

Foto de familia de los ganadores. | SAÚL ARÉN Ampliar imagen Foto de familia de los ganadores. | SAÚL ARÉN
Fulgencio Fernández | 25/11/2019 A A
Imprimir
Corro de los campeones: 'Y el supercampeón fue el subcampeón'
Lucha leonesa Una extraña normativa hace que el ganador absoluto del Corro de los Campeones, Caberín, no hubiera ganado en su categoría
La lucha leonesa ha vuelto a tener esa extraña habilidad de convertir una fiesta en una polémica. Volvió a ocurrir este domingo, la cita del corro al que solo tienen acceso los mejores de la temporada acabó en polémica por una extraña normativa que propició que, por ejemplo, el ganador máximo, el del recuperado título de Supercampéon, que fue Abel Isai Cabero, no había ganado en su categoría, había sido subcampeón.

La final del Trofeo del Supercampeón la lucharon los dos que no habían ganado en su categoría  Me explico. El corro recuperaba dos tradiciones para apostar por el espectáculo: Una, la de que sólo lucharan quienes habían ganado corros (en años anteriores se había rellenado con no ganadores); y dos, se recupera el título de Supercampeón o Cinto de Honor, que se disputan los campeones de cada una de las categorías... pero hubo dos subcampeones y uno de ellos fue el vencedor final.

Primero señalar que los ganadores del Corro de los Campeones fueron Víctor Llamazares, en ligeros; Moisés Vega, La Roca, en medios; y Tomasuco González, en semipesados y pesados, derrotando en la final a Rodri (en semi) y a Abel Isaí Cabero (en pesados). En femenina, las vencedoras fueron Isabel Justel, Ariadna Morán y María Rubiera; y el Cinto de Honor fue para María, que derrotó en su disputa a una Isa Jutel (que derrotó antes a Ariadna) que le dio tanta guerra que no cayó hasta la caída de oro, a falta de 10 segundos para el final.

Tomasuco ganó en 2 pesos y en uno entró con él el finalista, Caberín, y en la otra no entró, era Rodri  Volvemos a masculina. El Campeón de medios renuncia a luchar por lesión y se anuncia que será sustituido por el subcampeón (perdedor de la final) y ante la gesta de Tomasuco, de ganar en dos categorías, se anuncia que luchará otro subcampeón, el de pesados Caberín ¿Y porqué no el de semipesados también?, se preguntan muchos aficionados.

Ocurre que Tomasuco ya había hecho un esfuerzo tremendo para ganar en dos pesos y cae extenuado ante Adri, el otro subcampeón, en medio de numerosas protestas de aficionados. Abel Isaí Caberín fue quién se llevó este Cinto de Honor o título de Supercampeón. Él no tiene ‘culpa’ de nada, alude a que es lo que dice «el reglamento», aunque tampoco entiende por qué no lucha Rodri y sí él.

En fin, una pena el final, y mucho más si piensas que antes habían pasado muchas cosas muy bellas, de lucha.
Volver arriba
Newsletter