Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad

Corro de Gradefes: 'No estaba Padre, pero sí Güelito'

Corro de Gradefes: 'No estaba Padre, pero sí Güelito'

DEPORTES IR

Ampliar imagen
Fulgencio Fernández | 28/07/2019 A A
Imprimir
Corro de Gradefes: 'No estaba Padre, pero sí Güelito'
Lucha leonesa El veterano Arce no desperdicia la ausencia de Moisés y suma su segundo corro junto al intratable Víctor, de nuevo 'en blanco'
Gradefes tiene mil olores en la lucha; desde las enseñanzas del maestro Nano, El caballero, a las batallas de El Terrible, ayer presente en el corro; la fortaleza de Ferreras o la brega del entrañable Gabino Lobo, que también despertó ayer recuerdos con su presencia. Y de todos ellos hubo un poco.

Le parecería a El Terrible una broma cuando los árbitros quisieron parar el corro porque un aficionado se había dirigido a ellos «con malos modos». Algún aficionado se fue enfadado.

La ‘batalla’ de Víctor no parece ganar sino hacerlo en blanco, sin recibir caída, lleva media en toda la liga Al grano. Longevo fue Nano. Y longevos los hay ahora, uno de los más veteranos es Diego Arce y este sábgado sumó (con 37 años) su segundo corro del año en medios. Es cierto que no estaba ayer Moisés ‘La Roca’, al que dicen el Padre de este peso y la puerta estaba abierta pues no estaba en casa. ¿Para quién estaba abierta? Parecía, por ejemplo, para un Adri muy fuerte pero se la cerró Lixer, que no solo esta fuerte, impresiona, y mantuvieron un duelo «hasta el último segundo» con caída final protestada. Pasó Adri... pero le esperaba Arce y le cerró la puerta.

La puerta estaba abierta para un Gasi que dejaba muy buenas sensaciones, pese a que tuvo que bajar un kilo y pagó caro no calentar después por el cansancio de correr. Derrotó a Samuel pero cayó ante la segunda gran noticia de la tarde, Chelín de Puente Almuhey, el hermano de las gemelas, que se metió en la final, con muchas ganas, buena lucha y sin ningún miedo, borrando aquel instante que nos congeló el corazón cuando cayó lesionado grave en León, en la mandíbula.

Arce no deja escaparse viva una oportunidad como la de ayer, pero la noticia también fue el finalista, Chelín Estaban en el centro del corro para la final el veterano, Arce, impresionante de forma, silencioso, dándole vueltas en la cabeza a su lucha. A su lado, el casi juvenil José Luis, Chelín, sentado al lado de su hermana Edi que le daba «los consejos que para mi no tengo». Le plantó cara el de Puente Almuhey, incluso se le adelantó con una entera recibida con una cerrada ovación pero no se puso nervioso el viejo guerrero, que recuperó y en el último agarre, además, le amachambró hasta el punto que le hizo gritar a Edi: «Suéltate, no empieces». Ya era tarde.

Ligeros siguen siendo un monólogo de Víctor Llamazares, El Hombre Tranquilo de Valderrueda. Sigue apareciendon Rubo II, Busi, Jesús... pero él está en otro peldaño de la escalera. Hasta el punto que en su entorno ya no se habla de los corros que lleva ganados, todos, sino de los corros que acaba sin recibir ninguna caída. Ayer fue uno de ellos. Es más, se cuenta mejor aquellos en los que sí la recibió: una media que le dieron en el corro de Camposagrado, Manolín el de Lillo, de una suelta.

Tomasuco ‘pone orden’ en semipesados y Caberín sigue el ascenso, ganó y es líder


Semipesados sigue siendo un carrusel y la categoría que siguen esperando los aficionados. Basta leer los primeros combates para darse cuenta de qué estamos hablando: Rodri ‘La Perla’ contra Guiller; Rubo con Guti el de Prioro, que debutaba; Sansón con Pedro Alvarado, Rubo con Sansón y Rodri con Tomasuco en la siguiente ronda... Vimos de todo.

Y el esperado Rubo-Tomasuco llegó en la final. Merecía la pena esperar. Fue un combate en la estela de los Héctor-Clemente, El Terrible-Ernesto... Se adelantó Rubo con una entera de esas que encadenan varias mañas, respondió Tomasuco con rabia encadenando dos cadriladas y rematando en el aire. Se puso Rubo con caída y media, Tomasuco con una entera. Tensión. Y Tomasuco puso el orden al que está acostumbrado, respondió con otra maña de raza y se afianza en el liderato.

Hablando de líderes, el antes citado Diego Arce también se coloca de líder, pudiendo medios para sí la categoría de carrusel... mientras La Roca siga dejando la casa abierta.

Nueva ausencia de Cristian y cambio de líder en pesados, que coloca en lo más alto a Abel Isaí Cabero Un ejemplo de lo dura que está este año la cosa en semipesados era la cara Gyuti el de Guti el de Prioro, un tipo de mucha calidad que regresaba ayer. Cayó ante Rubo y al recoger su ropa decía un contundente «joder, cómo están».

Y vamos a pesados. Otro padre que no estaba en casa, Cristian el de Boñar, que partía como favorito pero al que su trabajo ha partido, en lo luchístico. Ayer tampoco estaba y poco a poco van creciendo las ganas y los resultados en un Abel Isaí Cabero que empezó la temporada como «de miranda» y ya está colocado en lo más alto de la clasificación, después de ganar el corro con solvencia después de derrotar en la final a un Alejandro Fernández que bien se merece una alegría como la de ayer por más que no se llevara el corro.

No pudo defender su liderato Álvaro Quiñones, bueno sí pudo, pero cayó ante su paisano Alejandro, dejando el camino libre a Caberín.
Acaba el corro. En la mesa se debate sobre la norma que impidió luchar a Ariadna Morán. No sé de parte de quién está la razón legal, pero el papelón que tuvo que vivir la de Canales no lo merece una licuadora como ella, de las que siempre ha estado, a las duras y a las maduras.
Y este domingo más. En La Soba.

Vuelven ‘La Niña’ y Lucía y Bea gana en la otra casa

Hubo lucha. femenina y varias noticias positivas. Va creaciendo el número de luchadoras, siete y seis en medios y pesados, se vieron buenos combates... También alguna noticia además de negativa preocupante, la lesión de Nerea Lorenzo, que marchó con collarín para el hospital. No andaba la leonesa fuerte dev moral luchística y ahora... que no sea nada y volvamos a ver pronto a la luchadora que ‘dignificó’ la gocha.
Se llevaron la victoria a casa tres clásicas, pese a sus edades: La Niña Justel, Bea Riaño —ganadora tantas veces en ligeros y ahora en medios— y en pesados Lucía López, que ya sabe lo de Prioro lo que es ganar en esta categoría, pero no este año.

Siempre llega al público ‘la niña Justel’ y también ayer en su trabajada final con Priscila, que la había derrotado en León y ayer se tomó la revancha.

Siete en medios y muchas aspirantes. Nerea que regresaba y siempre aspira a la victoria; Edi, muy animada después de ver a su hermano en la final de medios y la vencedora final, Bea Riaño, animada ayer pues no defendía los colores de la Cistierna de su padre sino del Gradefes de su madre que, dice ella, «es por la rama que le viene lo de buena luchadora». Lo fue este sábado, tuvo raza, fue valiente, supo aguantar los golpes de cadera de Nerea y ganó. No sonrió del todo pues la última caída llevó lesión

Entretenido estuvo pesados. ‘Gobernó’ Lucía la de Prioro, pero Cecilia la de Yugueros demostró que viene para quedarse entre las mejores y que la victoria de León no fue ninguna casualidad. Mezclaba la sonrisa feliz por lo hecho con las lágrimas de lo que podía haber hecho.
Y valiente estuvo la otra Lucía en la final, pero sólo gana una.

Volver arriba
Newsletter