Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Corro de Cistierna: 'Pedro Alvarado se puso cabezón y no cedió hasta ganar'

Corro de Cistierna: 'Pedro Alvarado se puso cabezón y no cedió hasta ganar'

LUCHA LEONESA IR

Alvarado también recibió el trofeo de campeón de manos amigas. | FERNÁNDEZ Ampliar imagen Alvarado también recibió el trofeo de campeón de manos amigas. | FERNÁNDEZ
Fulgencio Fernández | 08/09/2019 A A
Imprimir
Corro de Cistierna: 'Pedro Alvarado se puso cabezón y no cedió hasta ganar'
Lucha leonesa El luchador local gana en pesados y cierra una tarde redonda para los de Cistierna, venciendo con Víctor, Moisés y Tomasuco
Una caída de la semifinal del corro de Cistierna. Se enfrentaba Alex Fernández con un rival inesperado, Pedro Alvarado, de la casa, habitual en semipesados pero que tuvo que subir al peso superior, por lo que Moisés La Roca llama «los esguinces de por la noche», los de las fiestas de Cistierna.

Pedro Alvarado trabó la mediana. Lo intenta una vez y no lo logra, no consigue darla, pero no suelta la maña. Lo intenta otra vez y no la saca, pero no suelta la maña. Y en la grada, lo que le conocen, afirman convencidos: «Hasta que la saque ... porque a cabezón no le gana nadie».

Y a la tercera la sacó. Al cielo. Cayeron los dos de cabeza. Quedaron los dos en el suelo, Pedro también se dolía de un pie por la fuerza soportada al trabar. Pero sonrió, la había sacado. Y se metió en la final, con Álvaro Quiñones. Y se le metió en la cabeza ganar el corro, se lo llevó, a puro guevo, muy en Pedro, explotó la grada, muchos se habían ido por el frío y porque no esperaban que Alvarado...

Sonreía feliz. El chaval ya había ganado un corro, pero en semipesados, y en Boñar, que es un gran corro pero no es Cistierna, para él, su pueblo. Y sólo tiene 20 años.

Viene a felicitarle Héctor de Castro, su profesor. «Se te metió en la cabeza y hasta que lo lograste». Sonríe.

- ¿Desde cuándo luchas?
- Desde los seis años.
- ¿Y eras tan cabezón?
- Mucho. Me decía Héctor, esa maña todavía no, pero yo necio. Tengo que reconocerlo, dice sonriendo mientras sigue llegando gente a felicitar a este grandullón que encabeza una saga de cuatro Alvarados que vienen pegando y lleva sangre de quien es el patriarca vivo de la lucha, Antonio Alvarado, de Remolina, 107 años y lúcido.

Hoy se lo dirán al patriarca y sonreirá recordando cuando él luchaba con el mítico Sastrín de Rucayo.

Medios nunca falla en casa


Cerró Alvarado, Pedro, la tarde que siempre se espera buena para los luchadores de Cistierna pues ‘la fabricona’ sigue en plena producción. Medios siempre fue el reino de esta cantera y ayer lo volvió a ser.

A pesar de que Moisés calentaba con desgana y reconocía que «llego con dos esguinces, el de todo el verano luchando y el habitual de este corro, el esguince de la noche». Pero no se le notó. La Roca domina sin mesura y a las primeras de cambio tiene que mandar para su casa a su paisano Sergio, El Ingeniero, ese chaval del que todos se alegrarían de que gane un corro, que le sobra calidad para hacerlo, pero... Y siguió su camino hasta verse en la final con «el intruso habitual», el luchador que viene impidiendo que hagan pleno en medios los de ‘la fabricona’: Adri el de Villavente. Que empezó fuerte y con ganas pero pronto comprobó que La Roca no estaba en el corro de su casa para bromas. Dos golpes de cadera por abajo, de esos suyos, implacables e imparables, certificaron el corro en medio de una acertada definición del paisano sobre la maña de Moisés: «¿Viste ese remolino de furia?», le preguntaba a un vecino.

Cuatro de los siete campeones del corro de ayer son luchadores del equipo local, La FabriconaLos de Cistierna tenían un corro soñado, con la victoria de Moisés, dominar en femenina... y que Rodri estuviera en Perla. Tal vez fue el único ‘pero’ para La fabricona. No es que Rodri no estuviera en Perla, es que Tomasuco estuvo en Capitán Tomás. De todas formas gozaron los aficionados en el combate entre ellos, sobre todo en una primera caída en la que Tomás tuvo a Rodri de rodillas y La Perla se levantó, en medio de los aplausos. Pero Uco logró media, remató después y dejó el camino libre para que La Perla fuera a cumplir con el otro cometido que ayer tenía asignado: El concierto con la Banda de Música de Cistierna.

No había llegado a la meta Tomasuco pues en la final le esperaba el tercero en discordia: Rubo el de Valdorria, siempre un hueso duro de roer y que nos hizo creer en el Rubén de sus mejores tardes con una mediana inicial tan bella como tempranera. Pero ya se ha dicho, Tomasuco estaba en Capitán Tomás y le dio la vuelta al pastel con una raza de la que engancha mucho a la grada.

En Cistierna perdió el año pasado Víctor Llamazares su primer corro, frente a Filín, que este año no lucha. Como si quisiera alejar malos fantasmas el de Valderrueda no dio opciones, ni siquiera a un Míster que estaba con ganas. En un combate anterior con David Melón el chaval se quejó, «me apretaste mucho el cinto», a lo que Santi le dijo: «Uy, a otros les aprieto mucho más».

Fue bonito el combate del futuro, entre Fer el de La Sobarriba y Florián, que también tenía que ir a tocar, hubo caídas de luchadores buenos, emoción y hasta polémica en una caída final en la que Fer le decía a Florián: «Era media tuya».

Y nueva final para el bueno de Jesús el de La Braña, que cuando ve a Víctor, se le nubla el día. Imposible. «Échale burundanga», le bromean.

«Ni así», dice él.

La pelirroja de oro y ‘La ciclón’ hacen fiesta local


Va arrancado la femenina, en Cistierna 6 y 7 en medios y pesados, aunque se quedó en 3 en ligeros.

Ya que estamos en Cistierna, a la sombra de ‘la fabricona’, celebrar que ayer echó humo en femenina y se llevó dos de las tres categorías, medios con la pelirroja de oro, Bea Riaño, y Cecilia García, La ciclón de Yugueros, ayer defendiendo los colores del Cistierna de sus abuelos y donde vive.

Empezó la fiesta local con Bea Riaño, muy motivada en casa, nerviosa, acudiendo cada poco a pedir consejos a la grada a su padre —Jesús Riaño— y Héctor de Castro, a su lado. Sufrió con Edi, ganadora de los últimos corros pero se lo supo llevar con garra y la lucha que lleva dentro después de andar por los corros casi con chupete. Menos problemas tuvo en la final con Andrea y más feliz se sintió cuando le entregó el premio su padre.

Cecilia, de Yugueros siempre y ayer también de Cistierna, hizo honor a su apodo de Ciclón y fue arrasando sin espera, a rivales como María o Andrea Quiñones, feliz ya con estar en la final. También se sintió feliz cuando le entregó el premio su padre.

Ligeros fue menos vibrante, se temen Isa ‘La Niña’ y Sandra y vieron la tarjeta amarilla por pasividad. Después reaccionó Isa y se asoma a la Liga.
Volver arriba
Newsletter