Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
Corro de Cistierna: 'Filín tenía que ser... y Goyo'

Corro de Cistierna: 'Filín tenía que ser... y Goyo'

LUCHA LEONESA IR

Ampliar imagen
Fulgencio Fernández | 09/09/2018 A A
Imprimir
Corro de Cistierna: 'Filín tenía que ser... y Goyo'
Lucha leonesa El de Felechas infringe la primera derrota al ya campeón Víctor y el de Villamuñío corta el acoso de Cristian al liderato de pesados
La canción con la que ‘puteaban’ este sábado a Víctor Llamazares después de su primera derrota tenía aromas de José Feliciano (perdón los más jóvenes pero en youtube estará) y su famoso «Sevilla tuvo que ser» con la que empieza su ‘Dos cruces’. La letra adaptada al corro de ayer decía «Filín tenía que ser...».

Y es que fue Filín Acevedo, Filín el de Felechas, quien logró ganar el combate más preciado de la temporada, el invicto Víctor Llamazares, ya campeón de Liga.

Y además en la final.

No estaba ayer Javi Oblanca y en la presentación de ligeros se hacían apuestas sobre quién podría tirar a Víctor. La respuesta más repetida era «nadie» pero detrás había un nombre: Filín.

Y es que el de Felechas, que no se prodiga mucho, jamás se va de un corro sin dejar detalles de buena lucha. Ha ganado en numerosas ocasiones el premio a la mejor caída en un corro. Y, además, lucha como bailaban antes los mozos cuando sabían que las mozas miraban de hurtadillas, haciendo lo mejor que sabe. Y sabe bastante.

Bien es cierto, que en una de las caídas Víctor resbaló pero ya decía Miguelín que «la pradera también lucha». Si lo sabría él que le hizo un agujero en el suelo a Nano para darle una caída.

Y se acabó. «Filín tenía que ser» le cantaban y El Hombre Tranmquilo no se inmutaba. «No pasa nada», es su frase favorita desde siempre.

Y como en la canción eran «dos cruces», faltaba una segunda. Y la sacó en procesión Goyo el de Villamuñío ya en pesados. El noble paisano del sur, jugador de pelota mano antes que luchador, dio una sorpresa aún mayor pues por él sin que no apostaba nadie para que derrotara al hombre más en forma de pesados, Cristian el de Boñar. «Goyo tuvo que ser» el que cortó en seco el acoso con el que el de Boñar viene cercando al liderato de Liquete. Se adelantó con una entera de peso, empató Cristian pero en la desesperación por tener que dar otra caída cayó en la trampa y tuvo que coger el tren de vuelta para Boñar, de mal humor, claro.

Goyo la preparó para caer después ante Alejandro. Liquete se recuperó de un golpe y derrotó a Álvaro Quiñones, camino de ganar un corro que le distanciara más de Cristian.

Pero este año hay que contar siempre con Jesús ‘El Nuevo’ Quiñones, que le esperaba en la final. Y le derrotó «hasta fácil» por el resultado (2-0) y por lo fácil que lo hace. Espera, arma la dedilla, coloca la cadera y cualquier error lo castiga sin piedad. Y lo hizo. Y ganó.

Y nada más ganar el corro encendió su cigarro y cuando le dicen que «si no te hubieras cogido aquellas vacaciones igual estabas en condiciones de ganar esta Liga, de hecho has tirado casi siempre a Likete».

- Lo importante es ser feliz.

- Yo sería feliz ganando; le dice Álvaro.

Medios volvió a ser una demostración del poderío de ‘La fabricona’ de Cistierna


El corro de Cistierna goza de prestigio histórico por haber sido «el escaparate» de grandes acontecimientos, recordados provinciales con autobuses llegados de toda la montaña... pero no tenía en su historia luchadores locales, algunas hazañas de Angelón El Caminero y poco más.

Pero ya hace unos años que la historia cambió. Nació y creció el Club San Guillermo de Cistierna, El Guardiola local —Héctor de Castro— impuso un sistema de entrenamiento y así nació la leyenda de ‘La fabricona de Cistierna’... Y fueron apareciendo Santi El Míster, Ángel Vega, José Carlos Bravo, Alberto Marquiegui, Alberto Novoa... Y sigue la leyenda.

Han sido muchos los corros de Cistierna en los que tres de los cuatro primeros (de ligeros, por ejemplo) eran luchadores «de la fabricona». Y ayer volvió a pasar porque la fábrica sigue abierta.

Lixer y Samuel coparon medios, junto a Moisés, y también Alvarado y Ferreras estuvieron en el podio Ganó Moisés —además no estaba Rubo que se pasó a semipesados— pero detrás de él quedó un Lixer que no se aguantó sin luchar en casa. «Aún no estoy recuperado del todo de la fractura de un dedo del pie, ¿pero si no lucho en casa dónde lo voy a hacer?». Y se metió en la final después de una batalla a cara de perro en semifinales con Samuel Sánchez, que cada día se nota más que es primo de La Roca pues es duro como una peña.

Había tenido Lixer otra batalla anterior dura, en la que dejó en la cuneta a otro histórico, Santi El Míster, que probablemente no hizo más porque no sabía que iba a perder el combate porque le pitaron pasividad. Esas cosas forman parte de la leyenda de Santi.
Pero, claro, en la final «llegó el comandante...» y ganó Moisés La Roca, con solvencia, pero a fin de cuentas también es un producto de la fabricona, ahora mismo el buque insignia.

También Pedro Alvarado y Cesáreo tuvieron una buena tarde... Y Rodri mirando y rumiando su impotencia pues para él no luchar en casa...

María se une a las ganadoras junto a la local Bea y Nerea


Segunda tarde consecutiva de lucha femenina, lo que propiciaba un comentario en la grada de que «las revanchas se sirven pronto» pues, dado el bajo número de luchadoras, se repiten los enfrentamientos.

Sin embargo, no pudimos ver en ligeros la tradicional batalla entre las ‘niñas’, Justel y la pelirroja Bea, pues en la previa fue Ariadna la que envió de regreso a casa a Justel.

Estaba Bea con ganas de borrar el mal sabor de boca de Valdeón, su segunda casa, donde perdió y ayer estaba en su pueblo, Cistierna. Se notó, luchó con muchas ganas, ganó el combate y se afianza como líder.

En ese medios de seis luchadoras y dos parejas de gemelas tiene mando en plaza Nerea Lorenzo, la leonesa sigue ganando con solvencia y ayer se convirtió en la única invicta (al perder esta condición Víctor). Le luchó bien Edi García, pero la solvencia con la cadera de Nerea es fulminante.

Y en pesados llevaba tres corros compareciendo una veterana, María Rubiera, de los Hidalgo de Santa Olaja. Había sido tercera y segunda antes. «Hoy me tocará ganar». Y ganó, pero por los pelos pues Vanesa Santos se le adelantó con caída y media pero supo reaccionar, con mucha rabia, la de Eslonza e hizo realidad lo que buscaba, la primera victoria en esta temporada 2018. En buen lugar, además.
Volver arriba
Newsletter