Publicidad
Sortear el coronavirus a pie de obra

Sortear el coronavirus a pie de obra

ACTUALIDAD IR

Operarios trabajando este jueves en el paseo peatonal sobre la línea soterrada del AVE. | L.N.C. Ampliar imagen Operarios trabajando este jueves en el paseo peatonal sobre la línea soterrada del AVE. | L.N.C.
Alfonso Martínez | 27/03/2020 A A
Imprimir
Sortear el coronavirus a pie de obra
Infraestructuras Un 80% de los proyectos de construcción siguen en marcha al no estar el sector incluido en el decreto de alarma. Solo paran las que no permiten adoptar medidas de prevención
La construcción prosigue mayoritariamente su actividad en pleno confinamiento por el estado de alarma decretado con el objetivo de frenar la propagación del coronavirus. Y la razón fundamental es que este sector está fuera de las restricciones impuestas por el Gobierno y por tanto no está obligado a parar mientras en las obras se cumplan las diferentes medidas dictadas para la prevención de contagios.

No es un servicio esencial, pero sin la autorización pertinente las empresas del sector no tienen la cobertura jurídica necesaria para beneficiarse del paquete de medidas económicas anunciadas por el Gobierno para poder llevar a cabo por ejemplo un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (Erte).

El presidente de la Confederación Castellano y Leonesa de la Construcción, Javier Vega, explica que en líneas generales el sector está trabajando, pero «siendo tremendamente respetuoso con las normas que establece el Gobierno a fin de prevenir contagios en los puestos de trabajo». «No podemos cerrar sin más porque no podemos acogernos a las medidas económicas salvo por causas de fuerza mayor como una infección o un desabastecimiento de materiales», explica el constructor leonés.

En todo caso, cada obra es diferente. En el caso de la capital leonesa, el soterramiento del AVE sigue adelante, puesto que se ejecuta en gran medida al aire libre y hay tajos suficientes como para que los trabajadores guarden la distancia de seguridad. Sin embargo, no ocurre lo mismo en el caso de la rehabilitación del Parador de San Marcos, que se ha paralizado. Cabe recordar en este sentido que la obra se encuentra en su fase final y discurre en el interior del inmueble, lo que provoca que haya muchos trabajadores de diferentes servicios actuando al mismo tiempo e impide que se puedan garantizar las medidas de prevención de contagios.

Vega explica que algunos de los problemas que se está encontrando el sector son los traslados para obras en lugares diferentes de la sede de la empresa. «Tenemos furgonetas de nueve, pero solo puede viajar uno en cada fila. Si viajamos, tenemos problemas de dónde comer o dónde alojarnos», comenta antes de recordar que las empresas deben tener en cuenta la organización de las obras para que dos trabajadores no coincidan en un mismo tajo para prevenir posibles contagios. «Los almacenes de construcción continúan abiertos, aunque solo para profesionales y la gente quiere trabajar siempre que se puedan respetar las medidas preventivas,», concluye Vega.

En términos similares se pronuncia el presidente de la Asociación Leonesa de Edificación y Obra Pública (Aleop), Juan María Vallejo, quien establece que un 80% de las obras siguen ejecutándose durante el estado de alarma y añade a los problemas ya citados las dificultades para hacerse con Equipos de Protección Individual (EPI), que ya empiezan a escasear en algunas empresas. «No podemos cerrar porque sí. Hay unos compromisos contractuales firmados tanto con administraciones públicas como con clientes privados y no podemos dejar de cumplirlos sin su autorización. Por eso lo que hacemos es respetar todas las medidas de prevención establecidas, como la distancia de seguridad entre los trabajadores y la toma de temperatura tanto al entrar como al salir de la obra», detalla el presidente de Aleop.

Ante esta situación, los constructores leoneses piden «una regulación clara». «Si deciden parar las obras, nos adaptaremos como han hecho el resto de los sectores y nos atendremos a las medidas económicas, pero depende del Gobierno. Estamos aguantando el envite económico, pero esto puede cambiar hoy mismo porque la situación sanitaria sigue siendo muy complicada y no se pueden descartar más medidas», concluye Vallejo.

Los arquitectos piden cerrar

En otro orden de cosas, ante la necesidad de contener la propagación del coronavirus y la «dificultad manifiesta» de garantizar de forma real el cumplimiento de los requerimientos establecidos en la construcción, el CSCAE (Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España), el CGATE (Consejo General de la Arquitectura Técnica de España) y el CITOP (Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras Públicas) han solicitado al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana una suspensión temporal de las obras.

En una carta de las tres entidades, que representan a más de 110.000 profesionales colegiados de todo el país, manifiestan que esta medida contribuiría al esfuerzo colectivo por detener la expansión del coronavirus y garantizar las condiciones de seguridad y defensa de la salud de todos los agentes, trabajadores y personal interviniente en la obra establecidas en los protocolos sanitarios.
Volver arriba
Newsletter