Publicidad
Contenedores

Contenedores

OPINIóN IR

03/01/2021 A A
Imprimir
Contenedores
Nada hay más horroroso en el espacio urbano que los contenedores destinados a recoger todo tipo de basuras y desechos. Es cierto que hay lugares, no muchos, donde se cuida un poco su acomodo en el entorno o donde se disimulan si posible es. También es verdad que son armatostes difíciles de camuflar, lo que los convierte al menos en una forma de contaminación visual para quien pasea por cualquier ciudad. Aunque todo es susceptible de empeorar.

Ha querido el ayuntamiento de León (parece ser que también el de otras localidades, no íbamos a ser los únicos) estimular la recogida de vidrio en estas navidades resaltando la bondad de esa práctica mediante contenedores adornados con imágenes de la factoría Disney. Al parecer porque la población infantil puede empujar mejor que otra para fortalecer ese hábito. Pero si ya de por sí los artilugios son más que repelentes, el añadido de esas figuras los convierte ahora en un nuevo soporte para la contaminación cultural. ¿De verdad que no hay nadie en León, nadie en la provincia, nadie en la discutida comunidad, nadie en España… que pueda diseñar una campaña didáctica y atractiva para ese mismo fin? Porque aquí, por lo visto, o tiramos de bustos de reyes o nos entregamos a santificar el imperio y su idea de la infancia, no hay más opciones. Salvo que la campaña en cuestión responda a otros intereses más o menos evidentes: la promoción de Dineyland París.

Pues sí, la coletilla de todo esto consiste en sortear viajes al, dicen, «destino más mágico y soñado del mundo»: el carísimo contenedor turístico donde habitan esos animalitos humanizados. En suma, llevamos un año llorando por la ruina del turismo nacional, clamando por la hostelería local, gimiendo por las casas rurales… y nos entregamos ñoñamente a la exaltación entre niños y niñas, es decir, entre papás, mamás, abuelitos y abuelitas, que son los que pagan, de los viajes al mundo de cartón piedra y sus contenidos perfectamente desechables. He ahí el sinsentido de la iniciativa.
Volver arriba
Newsletter