Cerrar
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar el análisis de la navegación de los usuarios y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información.

Constructor de sonidos para días de silencio

CULTURASIR

César Rodríguez con la primera de las matracas que construyó, \ Ampliar imagen César Rodríguez con la primera de las matracas que construyó, \"y es de las que mejor suena porque es de buena madera, de negrillo\". MAURICIO PEÑA
Fulgencio Fernández | 06/03/2016 A A
Imprimir
Constructor de sonidos para días de silencio
LNC Domingo El jubilado mansillés César Rodríguez Ibán ha hecho de estos instrumentos el eje central de sus horas de ocio, carracas y matracas de diferentes estilos, formas, maderas y sonidos se acumulan en su ‘taller’, que no lo es pues "lo mío es todo manual:escofina, azuela y navaja son las únicas máquinas que utilizo"
Muchos días ya eran las doce de la noche cuando la voz de la mujer de César suena desde la escalera:«¿Pero hoy no piensas subir a cenar?».

César sonríe al recordarlo. «Habría encolado algo y estaba esperando a que secara a ver si había quedado bien, se me pasaba el tiempo y no me enteraba».

Es César Rodríguez Ibán, mansillés de vivencia aunque nacido en Villamoros, hecho que tiene mucho que ver con su afición por construir carracas y matracas, la causa de que a las doce de la noche no se hubiera dado cuenta de aún no había cenado.

- Cuando me jubilé, en el 93, y tenía más tiempo empecé a dedicárselo a trabajar la madera, que me gustaba, aunque nunca me había dedicado a ello. Yrecordé que en las semanas santas de mi infancia, en Villamoros de Mansilla, había una gran carraca, de doce lengüetas, que nos impresionaba con su sonido, imagínate. Pues no fui capaz de dar con ella en el pueblo, ¿dónde está?, ¿quién la llevó?No lo pude averiguar y ahí quedó la cosa.

Lo cuenta César Rodríguez rodeado de carracas y matracas, muchas de ellas las ha cedido habitualmente para el tradicional Oficio de tinieblas que se celebra en Mansilla. Pero también tiene por allí un buen número de cachas, bordones de peregrinos y varias máquinas para hacer encaje de bolillos. «Hice unos cuantos y todos me los llevaron, menos uno que se lo quedó la mujer, que hace encajes que se las pela».

César nunca se había dedicado a la artesanía, ni siquiera había trabajado la madera. «Hice un poco de todo. Primero trabajé en la construcción y después estuve varios años de empleado municipal aquí en Mansilla, para todo, para una chapucilla, para repartir oficios... para lo que saliera».

Andaba mal de una cadera, la derecha, y tuvo que pasar por el quirófano, pero no le fueron demasiado bien las cosas. «Tuve muy mala suerte, un calvario. La primera operación no salió bien y en unos meses tuvieron que quitarme la prótesis y poner otra, después tuve una infección muy grave y otra vez al quirófano... Cuatro veces me operaron y los resultados ya no podían ser los que se suponía...». Lo dice con tristeza pues, al margen del sufrimiento, sabe que ya nunca podrá cumplir con uno de sus deseos, como buen vecino de la Ruta Jacobea:«Hacer el Camino de Santiago. Hasta no hace mucho aún lo pensé, pero es imposible, ya no podrá ser», dice mientras acaricia el regatón de un bordón y mira las cachas especiales que les hizo a sus hijos para que hicieran ellos el recorrido.

Aquellas operaciones fallidas y el tiempo que le dejaba libre la jubilación llevaron a César Rodríguez Ibán a dedicarle el tiempo a algo que le gustaba, la artesanía, sobre todo la de la madera. El recuerdo de la gran carraca de su infancia le llevó a las carracas y matracas, los únicos sonidos de la Semana Santa de nuestros pueblos, esos golpes secos y roncos que convocan a los feligreses cuando las campanas guardan silencio, desde la noche del miércoles Santo hasta las doce de la noche del sábado, cuando vuelven a volar las campanas en todos los campanarios.

Rebusca entre las matracas y allí aparece la primera que hizo, de un solo mazo, de la que nunca se ha querido deshacer por ese componente sentimental y «porque es de las que mejor sonido tiene», explica mientras la golpea.

- ¿De qué madera es?

- A mi entender las que mejor sonido tiene son las de lo que aquí llamamos negrillo, el olmo.

Pero tiene de otras muchas maderas. «Hay muchas de chopo, que no suenan mal si coges la madera en su momento oportuno, pero he aprovechado todo tipo de maderas», explica mientras va cogiendo en sus manos unas y otras. «Es que ahora no se encuentra fácil la madera, sobre todo en verano, cuando vienen los asturianos y veraneantes que las buscan mucho».

Pero también para Asturias y para Cataluña han ido a parar muchas de las carracas y matracas que ha construido César. «Había un catalán que cada vez que pasaba por aquí se llevaba toda las que tenía, no sé qué haría con ellas, si las vendería o qué. Ahora ya hace tiempo que no pasa. También viene un asturiano que tiene una ebanistería y que me pide las más rústicas, para hacerlas ‘a máquina’ le sobran a él medios».

Cofradías, el Oficio de Tinieblas, el Museo Etnográfico de Mansilla («allí tienen la réplica de la de la Catedral de León que es preciosa»), particulares que llevan en la memoria el recuerdo de las infancias de carracas y matracas... han sido los destinos de los instrumentos de César durante tantos años. «Lo más difícil de hacer son los dientes de las carracas, hay que tener mucho cuidado y no se encuentran piezas. Algunas veces aprovecho viajes a Madrid a ver a un amigo que tiene una ebanistería y las traigo».

Carracas, matracas, tabletas, de las que el gran coleccionista Francisco Marcos explica que «en España, principalmente se utilizaban en actos religiosos de la Semana Santa (en algunas ciudades y pueblos de provincias como la de León aún se siguen utilizando), y también usaban algunas de pequeño tamaño los niños como juguete, el día de año nuevo.

En el resto del mundo, su uso ha sido muy variado, como por ejemplo: Fiesta Judía del Purim, Guerras Mundiales, Policía Inglesa (época Victoriana), como alarma de fuego, para levantar la caza, animar en campos de fútbol, fiestas populares…

Y para entretenerse, como César.
Volver arriba
Cerrar
Iniciales LNC

Editorial

Icono viñeta con el texto Lolo

La Viñeta

Silueta de la escultura La Negrilla

La Negrilla

Carta

A pie de calle