Esta web utiliza las cookies _ga/_utm propiedad de Google Analytics, persistentes durante 2 años, para habilitar la función de control de visitas únicas con el fin de facilitarle su navegación por el sitio web. Si continúa navegando consideramos que está de acuerdo con su uso. Podrá revocar el consentimiento y obtener más información consultando nuestra Política de cookies.
ACEPTAR
Publicidad
‘Confortable Numb’

‘Confortable Numb’

OPINIóN IR

05/11/2019 A A
Imprimir
‘Confortable Numb’
Por primera vez, hice caso a la recomendación de un estudio realizado por la Universidad de Cardiff, escuchar a Pink Floyd contribuye a reducir la ansiedad. Aprovechando estos días de ausencia de stress, decidí escapar a la montaña escuchando ‘Confortable Numb’, recorriendo kilómetros bajo una lluvia de ocres un mullido de hojas secas cubre la tierra, espectáculo que nos brinda la naturaleza y que de momento no nos cobran por verlo.

La necesidad de escapar de lo inmediato contribuye al intento de encontrarse con la autonomía suficiente, como garante para que la manipulación mediática podamos aparcarla en un desprecio colectivo y así arrinconarla en el estercolero del ruido. Lo inmediato nos aborda y nos tortura con las noticias del momento, unas desaparecen tan rápido como llegan y otras se quedan con insistencia acosadora, el tiempo suficiente para que nos anule la capacidad de reflexionar sobre el alcance del titular. Y solo los comentarios de los tertulianos, quienes piensan por nosotros, nos adoctrinan con el criterio del grupo empresarial a quien representan. Una buena fórmula utilizada contra el pensamiento colectivo, domesticar mentes sirve para alcanzar el objetivo de obedecer a lo inmediato. Obedecer y recitar lo que oímos, no nos hace más cultos ni más libres, más bien responde al interés del grupo a quien le hemos dado el permiso para que controle nuestras vidas.

Encima de la cocina de leña, se hace el pote de berzas, que desprende un olor que alarga el tiempo que necesitamos para encontrarnos. A la vez que esperamos la llegada de aquella carta escrita a mano, con la fragancia de la persona amada, que en poco más de un folio relata las noticias anheladas en un espacio de tiempo lógico. Vuelvo al momento y escucho como Isamil9 pone voz y música a los versos de Miguel Hernández, quien nos enseñó y nos enseña a volar y a luchar ante las injusticias del pueblo desatendido.

No hace falta esperar al día antes de votar para que la reflexión ocupe un tiempo en nuestras vidas, que estimule nuestra salud mental.
Volver arriba
Newsletter