Publicidad
El conductor de la quitanieves que era amigo de Sofía Loren

El conductor de la quitanieves que era amigo de Sofía Loren

CULTURAS IR

Ampliar imagen
Fulgencio Fernández | 10/01/2021 A A
Imprimir
El conductor de la quitanieves que era amigo de Sofía Loren
Los inolvidables Hacer de extra en las películas se convirtió en casi una obsesión para este leonés del Torío después de ‘trabajar’ con Sofía Loren en ‘Orgullo y pasión’. Participó en numerosos rodajes, conoció a grandes artistas y regresó a su tierra para jubilarse como conductor de las máquinas quitanieves... de aquellos tiempos
Cuando Miguel regresó a su pueblo en la ribera del Torío, Villaverde de Arriba, casi le daba vergüenza decir que conocía a un mito del cine como Sofía Loren, pero también a otros grandes, desde la internacional Sara Montiel o el gran Paco Rabal hasta aquel ‘niño prodigio’ que llamaron El pequeño ruiseñor, Joselito.

Y es que Miguel López Robles era un tipo muy tímido, bastante callado, que ‘se crecía’ ante la posibilidad de participar en el rodaje de una película y así logró estar presente en muchas.

Nadie diría que escondía «una vida de película» aquel conductor de máquinas quitanieves —su trabajo durante bastantes años al regresar a León—, que tenía fama de ser muy hábil en el oficio en unos tiempos en los que estas máquinas poco tienen que ver con las actuales, aunque sigue siendo un oficio que requiere destreza y entraña peligros, como bien se ha comprobado en esta nevada que estamos viviendo.

Todo empezó cuando el leonés emigró a Madrid, concretamente a Torrelaguna. Muy cerca se estaba rodando la película Orgullo y Pasión, de Stanley Kramer pero los protagonistas de la película — encabezados por Sofía Loren y Cary Grant— se hospedaban en Torrelaguna. Miguel López supo que buscaban extras y se apuntó... Y se enganchó, pues después de participar en esta película se convirtió casi en una obsesión hacerlo en más. Es curioso pues el director Gerardo Vera es de Torrelaguna y se enganchó al mundo del cine al ver el rodaje de Orgullo y pasión.

Miguel López convirtió en pasión propia participar en rodajes de películas. Y lo consiguió, estuvo en Carmen la de Ronda, con Sara Montiel, o Noche del alba, con Paco Rabal y María Asquerino...

De estos rodajes tenía todo tipo de anécdotas, desde la trifulca que se montó en un rodaje que requería escenas de cierto erotismo y las extras contratadas se mostraban poco naturales por lo que recurrieron a prostitutas... y aquello casi acaba como el rosario de la aurora con los vecinos del lugar.

Hasta accidentes vivió Miguel López en aquellos rodajes y curiosamente no fue en escenas de riesgo, sino con la explosión de una granada abandonada de la guerra civil que pudo provocar un serio disgusto pero quedó en el susto.

Como para asustarse de las nevadas con las que le tocó pelear.
Volver arriba
Newsletter