Publicidad
Condenado a 18 años de cárcel el hombre que mató a golpes a una anciana en El Burgo Ranero

Condenado a 18 años de cárcel el hombre que mató a golpes a una anciana en El Burgo Ranero

ACTUALIDAD IR

El acusado, el pasado mes de abril al entrar a la Audiencia. | ICAL Ampliar imagen El acusado, el pasado mes de abril al entrar a la Audiencia. | ICAL
L.N.C. | 14/05/2018 A A
Imprimir
Condenado a 18 años de cárcel el hombre que mató a golpes a una anciana en El Burgo Ranero
Sucesos Se ha tenido en cuenta como atenuante que reconoció los hechos, ocurridos en noviembre de 2014
La Audiencia Provincial de León ha emitido ya sentencia por el caso del joven que mató a golpes a una anciana en El Burgo Ranero. Serán en total 18 años y 2 meses de cárcel los que tendrá que cumplir el autor confeso de este asesinato. De esta forma, Alejandro M. M. ha sido condenado a 16 años por un delito de asesinato y otros 2 años y 2 meses por el delito de robo con violencia, aunque cuenta con un atenuante de confesión, ya que durante el juicio, celebrado el pasado mes de abril, reconoció ser el autor del fallecimiento de María Ascensión Prado. «Lo que hice fue algo muy grave y cumpliré la condena», llegó a decir durante el juicio. Además, el tribunal condena al joven a pagar 62.310,77 euros de indemnización a los hijos de la fallecida, así como las costas del juicio, por valor de 13.365,66 euros.

Hay que recordar que los hechos tuvieron lugar en la madrugada del 9 de noviembre de 2014, cuando el acusado llegó a El Burgo Ranero después de haber estado de fiesta y haber consumido alcohol, marihuana y medio gramo de cocaína. Eran alrededor de las cinco de la mañana cuando se acercó con su coche hasta la casa de la víctima, que vivía sola. Entonces, Alejandro M.M. accedió a la vivienda escalando primero un muro que daba acceso a una huerta colindante a la casa, y luego la pared para entrar por la ventana de la cocina después de romper el cristal. Una vez dentro, habría cogido un objeto contundente, fue al dormitorio de la anciana, que estaba durmiendo en su cama, se puso encima de ella y la golpeó repetidamente en la cabeza provocándole fracturas, hematomas y hemorragias incompatibles con la vida. Posteriormente, el acusado habría estado buscando dinero y objetos de valor, pero no se llevó nada, aunque antes de irse prendió fuego a la cama donde yacía la víctima dando lugar a un incendio que arrasó la habitación y parte del salón. El humo precipitó el fallecimiento de la mujer, a la que los golpes en la cabeza ya la habían herido de muerte.

Ese mismo día encontraron el cuerpo de la mujer y comprobaron que, además del incendio, había habido violencia. Pero la consternación ya fue mayúscula cuando, además del dolor de perder a una vecina supieron que el responsable también era hijo del pueblo, un chaval de apenas 20 años de edad. Fue él mismo el que, dos días después de los hechos, confesó a su madre y a su hermana que había sido el autor del crimen, lo que rápidamente fue comunicado a la Guardia Civil, que procedió a su detención. Ese mismo día ingresó en prisión provisional, de donde no ha salido desde entonces.
Volver arriba
Newsletter