Publicidad
Competencias e incompetencia

Competencias e incompetencia

OPINIóN IR

07/09/2021 A A
Imprimir
Competencias e incompetencia
Parece indiscutible que la educación tenga que ayudar a las personas a ser competentes. Ya desde la Lomce, la única ley del PP que llegó a ponerse en marcha, a la hora de evaluar a los alumnos, se han venido teniendo en cuenta las diferentes competencias. La nueva ley de educación, la Lomloe, recoge concretamente ocho. Las enumeraré muy brevemente: competencia lingüística, plurilingüe, matemática y en ciencia y tecnología, digital, aprender a aprender, social y cívica, iniciativa y espíritu emprendedor, conciencia y expresión culturales. En principio eso está bien. En nuestra época de estudiantes, allá por los años sesenta y setenta, no se hablaba de eso, si bien en el boletín de notas, además de las asignaturas correspondientes, nos calificaban por disciplina, aplicación y urbanidad. Por supuesto que se insistía mucho en el conocimiento, en el contenido de cada materia, pero no por ello dejamos de adquirir las diferentes competencias, aunque no se hablara de ellas. De aquellas generaciones de estudiantes, todavía de la época de Franco, ha salido gente muy bien preparada y competente en estos ocho aspectos, incluido el digital, pues no le ha resultado difícil asimilar las nuevas tecnologías.

La vida de estudiantes entonces no era fácil, había que apretar los codos, hacer exámenes finales de toda la materia dada a lo largo del curso y ejercitar sobremanera la memoria. La LOCE, primera ley de educación del PP, que Zapatero derogó antes de que comenzara a llevarse a la práctica, tenía previsto superar los fracasos de la Logse de los socialistas, insistiendo en el esfuerzo. Pero parece ser que el esfuerzo está pasado de moda. Cuando los ‘populares’ sacaron adelante la Lomce, tumbada de nuevo por la actual ley Celáa, ministra defenestrada tras aprobarse la Ley, dieron mucha importancia a los «estándares de aprendizaje», al conocimiento. Pero una vez más parece que todo lo que suponga trabajo y sacrificio es mal visto. Hay que procurar no traumatizar a los alumnos, pasarlos de curso como sea. Total que como todo se encuentra en Internet ya no hay que estudiar. Recuerdo que tras la aparición de la red de redes, cuando mandaba hacer trabajos a los alumnos, estos hacían maravillas. Todo era cuestión de mirar en Google o en Wikipedia y darle a copiar y pegar. Claro que ni siquiera se molestaban en entender lo que habían imprimido en el papel. A lo sumo se esmeraban en hacer una portada bonita. ¿Realmente estamos formando gente competente?
Volver arriba

Newsletter