Publicidad
Como teclas de piano

Como teclas de piano

OPINIóN IR

29/11/2022 A A
Imprimir
Como teclas de piano
«Nadie mejor que vosotros, artistas, geniales constructores de belleza, puede intuir algo del pathos con el que Dios, en el alba de la creación, contempló la obra de sus manos. Un eco de aquel sentimiento se ha reflejado infinitas veces en la mirada con que vosotros, al igual que los artistas de todos los tiempos, atraídos por el asombro del ancestral poder de los sonidos y de las palabras, de los colores y de las formas, habéis admirado la obra de vuestra inspiración, descubriendo en ella como la resonancia de aquel misterio de la creación a la que Dios, único creador de todas las cosas, ha querido en cierto modo asociaros».

Así el Papa Juan Pablo ll comenzó su Carta a los artistas (1999) y es fiel reflejo de lo que me ocurrió el viernes cuando me llegaron los ejemplares de ‘Como teclas de piano’. ¡Qué emoción! Pues es la materialización de varios años de trabajo creativo: elección de cada tema (es una selección de 65 artículos publicados en La Nueva Crónica en estos últimos tres años), la limitación de los 2400 caracteres, la necesidad de ir a la esencia y resultar sugerente, la investigación. Después, la decisión de publicar un libro: encargar el diseño de la portada a mi amigo Joaquín Olmo que ha plasmado con sutil delicadeza el mensaje. ¡Ay, ese petirrojo! Y elegir a los prologuistas: David Rubio y Marta Redondo, a los que estoy infinitamente agradecido; y escribir mi propio prólogo intentando verbalizar el por qué y el cómo. Y luego, la corrección y la maquetación. Y, por fin, abrir esas cajas y ver lo bien que han quedado. Y llevarlos a las librerías Pastor, Universitaria, Alejandría y Artemis, y… Y caer en la cuenta de que diciembre está cargado de eventos y mundiales y decidir presentarlo más tarde. Y firmar esta y aquella dedicatoria a un amigo y a otro. ¡Qué emoción!

Si escribir es conocerme, ojalá ayude a los lectores de ‘Como teclas de piano’ a conocerse un poco más y así poder apreciar la belleza, que a veces duele, de este mundo.
Volver arriba

Newsletter